Del "vamos por todo" al "vamos al FMI"

 


Joakito-. Un gobierno y un frente electoral que se ufana de venir a poner en orden a la Argentina luego de la caída estrepitosa que sufrió la economía durante el gobierno de Macri, ha decidido dejar en la puerta de la Casa Rosada sus convicciones y se apresta a cerrar un acuerdo con el FMI lapidario para los trabajadores y para los sectores populares. 

 A principios de semana cuando se anunciaba la llegada de una misión del Fondo Monetario Internacional(FMI), el gobierno, aprovechando el "humo" generado por la noticia de las vacunas contra el covid, decidió avanzar sobre los haberes de uno de los sectores, casualmente, mas golpeados por la pandemia: los jubilados. De esta manera, mandó al Congreso Nacional, una ley con una nueva formúla de movilidad que no va a estar atada al índice de inflación.  Justo a las puertas de una escalada inflacionaria, el gobierno elimina a la inflación de la “movilidad jubilatoria”,confiando en mantener a raya los salarios, uno de los índices de esa movilidad, y ha confeccionado otro de recaudación impositiva de Anses, que es tan complicada como difícil de controlar. Por su peso en las cuentas del fisco, esta nueva trepanación de los haberes previsionales es la mayor ofrenda que podía recibir el FMI en la llegada a la Argentina. Para sumarle una frutilla al postre que le ofrecen al FMI, Cristina Kirchner desde el Senado Nacional archivó el proyecto propuesto por un Senador oficialista para prorrogar los plazos que tienen los trabajadores para iniciar litigios laborales. 

Este ajuste a los jubilados se suma, al ya efectuado sobre los trabajadores de la administración pública nacional que no han tenido paritarias y en donde se dejó sin trabajo a mas de 3 mil personas, se suma también a la casi segura eliminación del Ingreso Familiar de Emergencia, y al ya anunciado por Cecilia Todesca, suba de tarifas, mediante la eliminación de los subsidios, hace aún mayor el recorte del llamado déficit fiscal. Es decir que el gobierno de Alberto Fernández, mintió al enviar el presupuesto nacional 2021(donde se estimaba que el déficit fiscal sería de 4,5%) ya que ahora el déficit fiscal que se proyecta es del 3%.. Como en el FMI no son boludos, y no le interesa si la Argentina revienta por los aires, está dispuesto a entregarle al gobierno de Fernandez/Fernandez un préstamo llamado "con  facilidades extendidas"Extendend Fund Facility), es decir, que alargan el plazo para la devolución del dinero, pero a cambio de determinadas reformas, sobre todo, la previsional(de ahí el ajuste a los jubilados)la laboral y la tributaria. En este último aspecto, Sergio Massa(un adelantado) metió mano en el presupuesto 2021 e incorporó un paquete impositivo importante. Cabe recordar que Argentina accedió solamente dos veces a un Extended Fund Facility, la primera vez con Domingo Cavallo-a cambio de la convertibilidad- y la segunda en 1998, en el ocaso del menemismo. 

Sin embargo, lo más novedoso de todo es que este acuerdo con el FMI sería refrendado por el Congreso Nacional, es decir, que en vez de avanzar e "ir  por todo"(como lo prometieron cuando anunciaban el impuesto a la riqueza, o la fallida búsqueda de soberanía alimentaria expropiando Vicentín) irán corriendo al FMI.