STJ votaría en contra de Bahl


Ezequiel Bauman-. Según la Constitución de Entre Ríos reformada en 2008, -artículo 38- nadie puede ser empleado en el Estado Provincial o municipal sin haber entrado por concurso.  A su vez, el artículo 42 dice que el empleado que lleva más de un año en el cargo no puede ser separado del mismo (en algunas municipalidades el plazo es menor, en Paraná seis meses).

Con la primera disposición  se busca evitar la discriminación y el acomodo. Con la segunda asegurar la estabilidad del agente público frente a los cambios de gobierno. Las normas están  muy bien. Pero hay una vieja práctica que la distorsiona:   en la Provincia o la Municipalidad suelen contratarse personas temporariamente, por unos meses o más. Y el contrato se va renovando periódicamente, a veces pasan años y el contratado sigue trabajando. Finalmente, el empleado, que cree haber mostrado capacidad y apego al trabajo, durante más del tiempo que requiere la norma  se presenta, invoca el art. 42 de la Constitución y pide -y muchas veces obtiene- la efectivización en el cargo .
Hecha la ley, hecha la trampa: de tal modo se  sortea hábilmente la exigencia del concurso. Claro, es irregular, se dirá. Pero,  aunque no hay estadísticas precisas,  se calcula que, sobre todo en los municipios, de tal forma se ha nombrado el 80% de empleados. Y, aunque lo fuera ¿tienen la culpa los trabajadores de los vicios y trapisondas en que incurren los gobernantes?
Vamos a lo que ocurre en la Municipalidad de Paraná: pocos meses antes de irse, el Intendente de Cambiemos, Sergio Varisco, accede al pedido que se le presenta y titulariza a un grupo de trabajadores  que venían prestando servicios contratados de tiempo atrás. Cambia el gobierno y el Intendente Adan Bahl, dicta el 17 de marzo el Decreto 393/20. Invoca el estado de emergencia y anula aquellas designaciones efectivas.
Pero, lo curioso es que, con emergencia y todo, y, pese al gasto que ello significa,  vuelve a contratar a muchos de los afectados por la medida. Algunos de ellos acuden a la Justicia vía juicio de amparo en defensa de su derecho. Tal, por ejemplo, el caso de la Sra. Manuela Silvina Muñoz, que venía trabajando contratada desde 2016, es decir, más de cuatro años. La Justicia le dio la razón: más allá de los cambios de gobierno el Estado es una continuidad. Si un gobierno pretende anular los actos de otro, debe plantear el tema por vía judicial, no puede disponerlo por sí mismo, afectando derechos adquiridos de alguien.
Así lo decidió el Superior Tribunal de Justicia– votos de los Sres. Vocales Dres. Castrillón, Carubia y Salduna- ordenando reponer a la Sra. Muñoz a su anterior situación de efectividad.
Otro caso similar  fue el de la Sra. Silvana Romina Gómez, contratada en 2018: de igual manera resolvió el STJ, esta vez con votos Dres. Carubia, Salduna y Giorgio.
Pero hubo un desenlace diferente: es la causa “SEIP Elizabeth y Otros”. En este caso, son nueve personas las que reclaman y resuelve un Tribunal diferente integrado por los Dres. Carlomagno, Smaldone y Mizawak. En esta oportunidad, el Alto  Tribunal dio la razón al  Municipio. Aunque con diferentes razones: según el Dr. Carlomagno el reclamo de estos agentes es ilegítimo. Para los Dres. Smaldone y Mizawak, no corresponde la vía del amparo y deben plantear los trabajadores  su acción en un juicio contencioso-administrativo.
Se crea un verdadero escándalo jurídico: según como caiga la integración del Superior Tribunal, por el azar de un sorteo algunos trabajadores son reincorporados y otros quedan afuera. La ley 10.704 –artículo 35- establece que, en estos casos debe reunirse el Plenario del Tribunal-los nueve miembros- y determinar el camino a seguir.
Otro fallo, ya votado en el mismo sentido que “MUÑOZ .. y “GÓMEZ..” es caso Warner con el voto favorable de los Dres. Castrillón, Carubia y Susana Medina, queda en suspenso, hasta que el pleno decida. También el caso “CARABALLO”, a la que la Dra. Medina hace alusión en su voto en el caso “WARNER”.
Reunido el pleno y habiéndose expedido los nueve Vocales, aunque aún no se conoce el resultado de la compulsa, se prevé mayoría en favor de los trabajadores contratados, pues en tal sentido se han pronunciado en precedentes que se menciona los Vocales Castrillón; Salduna; Giorgio; Carubia y Medina.