Viaje en mercedes (poesía espontánea)


Ramiro Pereira-.

Son las once de la noche.
El universo se expande como siempre.
Las cosas son fugaces y unívocas a un tiempo.
Hay un epitafio escrito sobre cada uno de los mares que observo,
mientras aguardo que el momento transcurra.
Y sin embargo un día habré de congeniar batallas
Y otro día, dormiré el sueño  que se extiende indefinido.
Y ahora ¿Qué hago con esta conciencia permanente, intensa..
lucidez que se atrapa en su insensatez?
Temo apagar tanta conciencia del ser.
Debo lograr, por un instante quizás, 
con un abrazo o una caricia, bajar esa conciencia
y ceder el lugar a la vivencia cotidiana 
que embarga y alimenta los sentidos.