Un reclamo fuera de lugar


Joakito-. En una inédita carta de reclamo-inédita por los tiempos que corren- la Asamblea de Cultura -que nadie sabe muy bien por quien está compuesta- reclama al municipio, por supuestos pagos adeudados y, lo que más llama la atención, por falta de políticas públicas "a corto plazo, y que las mismas sean de convocatorias abiertas, ademas de planificar aquellas de mediano y largo plazo."
 Si bien este reclamos en principio podría ser legítimo y valedero, pierde todo sustento desde el inicio. ¿Por qué? Porque los integrantes de la Asamblea por el Derecho a la Cultura no mencionan en ningún momento a la subsecretaria de Cultura Carina Netto. Esta omisión no es casual, ya que dicha persona es no sólo amiga personal de los supuestos asambleístas sino que en mas de una ocasión a sido socia de ellos, si no lo creen, remítanse a las actividades organizadas en la Casa de la Cultura de Entre Ríos ubicada en Paraná y verán, que la mayoría de los y las artistas contratadas -sino todos- son los integrantes son los integrantes de dicha Asamblea.
En la carta que circula por las redes sociales, esta Asamblea se queja de que el Municipio de Paraná, no realizó los pagos correspondientes a quienes participaron de las actividades culturales desarrolladas en  “Activá Verano”, "Carnavales" y “La Fiesta del Mate”, así como también el considerable retraso en el pago del FEICAC (Fondo de Incentivo a las Culturas, las Artes y la Ciencias).
Es decir, se quejan de tres actividades de las que participaron activamente y en silencio, a pesar de que todas se hicieron sin una convocatoria abierta y licitando el llamado a participar como corresponde a cualquier contratación del Estado. Si bien, el programa "Activa Verano" tuvo excelentes iniciativas artísticas culturales para disfrutar de manera gratuita en un ciudad que no pudo contar con su mayor atractivo como es son las playas durante el verano, e n casi todas las actividades organizadas por la subsecretaria de cultura se repetían los mismos artistas, y, obligando a otras áreas a suspender actividades para que el público no tenga opciones(es el caso de la  Feria de Salta y Nogoyá cuyas actividades estaban fuera de la órbita de Carina Netto).  En fín, el Municipio de Paraná, según la Asamblea, debe pagos de contrataciones de pagos a artistas, que no pasaron ningún tipo de control estatal y que fueron designados de manera unilateral por la socia de la Asamblea y en connivencia de esa misma Asamblea.
Llama poderosamente la atención que reclamo de manera corporativa que realiza la Asamblea, por dos cosas: una, que se dirige a Camila Farias -especie de jefa de gabinete municipal- y no menciona en ningún momento a la responsable directa de que no se abonen los contratos correspondientes, es decir a la subsecretaria de cultura municipal. En segundo lugar, y quizás mucho mas importante que el anterior, es el carácter elitista del reclamo. El reclamo se centra en el no pago de haberes y no hace mención a la falta de planificación cultural -por lo menos hasta el 19 de marzo día que empezó el aislamiento social preventivo y obligatorio- por fuera de la zona céntrica de la ciudad. Este carácter elitista de Cultura Municipal se vio reflejado en la caída de los más de 40 talleres de actividades artísticos culturales que se desarrollaban en distintos barrios periféricos de Paraná, junto a clubes, comisiones vecinales y Centros de Integración Comunitaria, como así también en el destrato que la misma funcionaria de cultura tuvo hacia quienes autogestionan estas actividades como por ejemplo, las comparsas y batucadas barriales que organizaron -con poco y casi nada de acompañamiento estatal- los carnavales 2020.
Lo que la Asamblea no dice, es que las contrataciones a artistas, además de hacerse a dedo, se hicieron -la mayoría de las veces- de manera paupérrima, haciendo pagar a los artistas el monotributo para cobrar una suma muchísimo menor.
Un punto aparte merece el reclamo que realiza la Asamblea sobre el FEICAC(Fondo de Incentivo a las Culturas, las Artes y la Ciencias). Se sabe que este es un Fondo Municipal que se otorga de manera anual -cuya forma de obtenerlo merece una nota aparte, y que el retraso en los pagos es de Fondos de años anteriores, ya que el del 2020 todavía no ha abierto la convocatoria. Pero sabe también la situación de crisis presupuestaria en la que asumió esta nueva gestión, crisis que derivó en la declaración del estado de emergencia, por lo que cabe preguntarse, si quienes fueron beneficiados por dicho Fondo, no podrían esperar para cobrar, como lo han hecho un sin fín de proveedores del estado, y máxime, teniendo en cuenta el contexto de crisis sanitaria que estamos viviendo en la Argentina.
Por último, quien suscribe no puede dejar pasar, el desconocimiento sobre quienes son los integrantes de la Asamblea, y quienes serían los promotores, ya que fue "expulsado" de manera fascista en ausencia, sin posibilidad de defenderse por portación de apellido.