El estado es responsable


Joakito-. Fátima, madre de un gurí y que estaba bajo protección del estado municipal debido a denuncias de violencia ejercidas por su ex pareja está desaparecida; un gurí de una  familia humilde sale de su casa en Hernandarias y también desaparece. Hace ya muchísimos años que no se sabe nada de Gómez y Basualdo, de la Familia Gil y de Maria Fernanda. Todos estos casos tienen un factor denominador común: el estado, por acción -como se sospecha en los casos de Gomez y Basualdo- o por omisión -como se empieza a demostrar en el caso de Fátima- es el responsable de sus desapariciones y es al mismo a quien hay que exigirle la aparición con vida.

"Es habitual que nosotros tomemos conocimiento de entre 3 y 4 denuncias por días de casos de violencia de género, entre la pareja o relaciones familiares" había declarado el Sub Jefe de Policía Departamental Paraná Carlos Echaniz a una de las radios de mayor audiencia de la ciudad de Paraná. Desde hace años, que existe dependiente del poder judicial entrerriano un área que se ocupa específicamente de los delitos relacionados con la violencia de género, pero, tal como lo demuestran los audios de whatsapp que se filtraron, pertenecientes a Fátima Acevedo, esta Fiscalía no actúa a tiempo y cuando evidencia una absoluta mala praxis.
Ni que hablar de los agentes estatales que deben resguardar a las mujeres que son víctimas de delitos de género: solo tomando el caso de Fátima -que es el que salió a la luz- se ve una inoperancia total por parte del personal de la Casa de la Mujer, ya que, en medio de las denuncias y con agresiones recientes, no sólo que la dejaron salir sin ser acompañada -tal como lo indica el protocolo- sino que también no realizaron la denuncia de su desaparición en las primeras horas, sino que esperaron hasta el otro día, cuando se sabe que en caso de estar ante un delito de trata de personas (de hecho la investigación policial y el rastrillaje la lleva adelante la División de Trata de Personas de la Policía) las tres o cuatro primeras horas son cruciales y es por eso que se recomienda hacer la denuncia inmediatamente; ojala que no, y que Fátima esté bien,  haya sido ella quien decidió "ausentarse" del hogar donde estaba por cuenta propia y no tengamos que lamentar lo peor, pero si estamos ante una tragedia, el máximo responsable, más allá de los autores materiales(en este caso, según la Fiscalía su ex pareja) es el Estado.
La desaparición de Fátima se produce en un contexto "especial": en los primeros días de marzo, cuando la mayoría de las mujeres está organizándose para marchar el 8 de marzo y realizar un paro al día siguiente. Este año se da la particularidad, lamentablemente, de que hubo casi la misma cantidad de femicidios que de días, según los datos oficiales. En este contexto, el gobernador Bordet, en vez de referirse a las políticas de cuidado y protección de las mujeres, elige hablar de "paridad de género" y armar una galería de arte para que la disfrute su mujer cuando  va a Casa de Gobierno, porque, se sabe, él casi nunca se encuentra en la provincia
Pero la pregunta que todos, todas, "todes" deberíamos hacernos es: ¿Qué pasa en la provincia de Entre Ríos que año tras año nos enteramos de la desaparición de una persona? Y acá es donde, mas allá de las respuestas posibles, hay una cuestión objetiva, siempre que haya una persona desaparecida, el único responsable es el estado.
El delito de desaparición forzada, tipificado en textos internacionales y en la legislación penal de varios países, se caracteriza por cualquier forma de privación de la libertad de una persona por parte de agentes del Estado o grupos o individuos que actúan con su apoyo, autorización o aquiescencia seguida de la negativa a reconocer dicha privación o su suerte, con el fin de sustraerla de la protección de la ley. La desaparición forzada se define también como un abuso continuo, ya que la víctima, entendida como figura sujeto titular del derecho, se extiende a los familiares. Estos sufren en el tiempo el daño de la ausencia de sus allegados desaparecidos, cuya suerte no se esclarece, y de la impunidad de los autores, que no comparecen ante la justicia,
En Argentina, el delito fue incorporado al Código Penal en 2011, mediante la Ley 26.679,.92​93​94​ que lo tipificó en el artículo 142. El delito fue incorporado a la legislación nacional luego de que en 2011 la Argentina fuera condenada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por la desaparición forzada de Iván Eladio Torres, quien fuera detenido-desaparecido en 2003 por agentes de la policía provincial de Chubut.
Retomando a Entre Ríos y a la hipocresía reinante, vale la pena resaltar que en existen  observatorios, conversatorios, capacitaciones, talleres y 100 mil boludeces mas,  pero pese a los recursos que se destinan, todo eso no llega a ser una política de estado en materia de violencia de género, sino que son humo para hacer fotos para redes sociales de las mismas 50 mujeres que viven de ese circo estatal. Mientras tanto, no se puede siquiera saber qué hizo o por donde anduvo Fatima. No hay un rastro, una cámara, nada.
Hay una Ley Micaela. ¿Tendrá que haber una "Ley Fátima" que regule cómo proteger a las mujeres alojadas en los refugios?

Nota de Redacción: La foto que ilustra la nota, no es un chivo, ni tampoco significa que vivimos de la pauta oficial, ya que desde Agosto del 2019, tanto el gobierno municipal como el gobierno provincial, cortó arbitrariamente los pagos hacía Noticias Entre Ríos y no hacemos juicio, porque creemos que el las deudas deben pagarlas los políticos y no los ciudadanos. La foto es para cumplir con la Ley 26.485