Conferencia de prensa a medida de los machos


Joakito-. Con el peor resultado posible, a pesar de las esperanzas (pocas) que había de que Fátima Florencia Acevedo aparezca con vida, la joven "apareció" muerta en la mañana del domingo 8 de marzo después de estar desaparecida una semana. Nadie quería hablar, ni la policía, ni la ministra, ni el intendente. Sólo parte de la cúpula judicial salió a dar explicaciones con una Conferencia hecha a medida de "los machos"

Nadie se atrevía a preguntarle nada ¿Qué pasó? ¿Por qué? ¿Por qué el agresor de Fátima no estaba detenido? ¿Por qué ni Fiscalía ni policía intervenía? Mientras tanto, durante el transcurso de la conferencia de prensa en la que participaron las máximas autoridades del Ministerio Público Fiscal, el Fiscal a cargo de la causa, ni siquiera conocía con precisión las fechas y los lugares que durante tanto tiempo, cuando aún estaba con vida Fátima radicaba la denuncia. Para evitar los papelones, la Fiscal Adjunta Cecilia Goyeneche, le arrebata el micrófono y "detallaba" con tecnicismo legales, con la intención de que quienes no son "legos" piensen que el poder judicial en general,  o mejor dicho el Ministerio Público Fiscal actúa como corresponde. Pero los hechos corroboran todo lo contrario: fallaron o, peor aún, nunca se aplicaron los protocolos correspondientes que deben establecerse según lo dicta la Ley 26485 de Protección integral para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres en los ámbitos en que desarrollen sus relaciones interpersonales que entre otras cosas establece en el artículo 25 lo que denomina como "Asistencia protectora".
Ahí dice que "En toda instancia del proceso se admitirá la presencia de un/a acompañante como ayuda protectora ad honórem, siempre que la mujer que padece violencia lo solicite y con el único objeto de preservar la salud física y psicológica de la misma.". Ahora bien, supongamos que la víctima, en este caso Fátima no la hubiese solicitado -algo improbable debido al miedo con que ella misma vivía según los mensajes de whatsapp enviados a sus amigas. Aún así, el estado, y en este caso, el Poder Judicial, debe bregar por la integridad absoluta de la víctima para no tener lamentar un fatal desenlace, tal como ocurrió en este caso.
A su vez, tampoco se cumplió con el artículo 26 de la citada ley en lo que respecta a las medidas preventivas urgentes, que dice que se debe "ordenar la restitución inmediata de los efectos personales a la parte peticionante, si ésta se ha visto privada de los mismos". Se dejó a Fátima ir sola a la casa de su agresor -y presunto asesino- a buscar ropa y otros elementos de su hijo. Y lo que es más grave aún es la declaración de Leandro Dato, el Fiscal de la Unidad de Género quien sostuvo en la conferencia de prensa que Fátima "lo hizo por propia voluntad y que no utilizó el botón antipánico". No sólo que dejaron a una mujer a merced de su agresor sino que también se la "revictimiza" adjudicando el error no al estado, sino a la víctima misma. A nadie, se le ocurrió en la conferencia de prensa señalarle esta brutalidad.
La conferencia seguía con ritmo normal, con todo el periodismo patrullero realizando preguntas a la medida de los conferenciantes, es decir, nunca mencionaron los errores u omisiones cometidos por el Ministerio Público Fiscal, ni tampoco se les ocurrió preguntar porque desde Fiscalía nunca se coordinaron acciones con la Casa Municipal de la Mujer, ni mucho menos  porqué el Fiscal Dato solo hablo dos veces con la víctima, siendo que ella misma fue en varias oportunidades a la sede de Tribunales. Mientras tanto, fuera del edificio gris de Tribunales crecía el número de manifestantes que querían saber ¿Qué pasó con Fátima?
Párrafo aparte merece el momento en que el Procurador General de la Provincia, quien demostró tener conocimientos de filosofía al citar a Nietzsche, pero una gran ignorancia del proceso investigativo y de lo que hacen sus subordinados -en este caso la Fiscalía de Género- quiso dar lecciones de periodismo y explicar el significado de las Fake News ante la consulta de un "valiente" periodista que lo cuestionó sobre una publicación de un "prestigioso" canal de la ciudad de Paraná que durante la madrugada del sábado habría informado de la aparición del cuerpo sin vida de Fátima. Ese mismo "prestigioso" canal, esperó la desmentida del Procurador General para aclarar que ellos sabían de la existencia de la fake news desde el momento de la publicación pero que no dieron explicaciones sobre la misma para no entorpecer según ellos mismos manifiestan la investigación llevada adelante por  los "prestigiosos funcionarios de la Justicia del área especializada en violencia de género..."
Fue una conferencia, en la que las autoridades del Ministerio Público Fiscal, más que respuestas a los muchos interrogantes, brindaron excusas, y sólo salieron para "demostrar quién la tiene más larga", en fín, una conferencia a medida de los machos.