"Me desprendo de la incomodidad escribiendo"


Joakito-. Carolineas Carrizo trabaja en una verdulería y es la organizadora de la Zapada Poética , el primer ciclo de Poesía, Arte Popular y Autogestivo de Avellaneda, es una poeta de de Villa Domínico (Avellaneda).

¿Cuándo y por qué empezaste a escribir?
El primer texto que recuerdo y conservo data del año 1998. Tenía 12 años y estaba encantada con un muchacho del otro 7mo. Nunca fuí muy popular, más allá de tener trato con todos mis compañeros, era más bien tímida. Creo que esa incapacidad de comunicarme me llevó a estallar en un texto colmado de dulzura, sueños y una fuerte influencia del amor romántico, que no termino nunca de desechar. Texto que le presenté de inmediato a mi profesor de lengua, llena de una terrible vergüenza, mezclada con un seudo orgullo, y que él halagó, como lo hubiese hecho con cualquier otro, supongo.
Los siguientes textos que recuerdo, de los cuales conservo varios, son de cuando tenía 14/15 años. Con toda la acidez de una adolescente que no terminaba nunca de encontrarse, violencia intrafamiliar y un marcado gusto por la noche y las aventuras.
De ahí en mas, la escritura me acompañó en los momentos más críticos de mi vida.

¿Cuáles son tus poetas preferides?
Para ser sincera, la poesía no es un género que elija para leer. Sin embargo he tenido el gusto de leer varios artista del under que tienen textos que me conmueven muchísimo. María Negro, Ezequiel Palacio, Marcelo Herrera, Maximiliano Spreaf, Ismael Berlín, Marfa Nekrasova, Candelaria Spicogna, entre otros. Y no quiero dejar de mencionar los versos de Charles Bukowski.

¿En qué te inspiras para escribir, si es que existe la inspiración?
No sé si "me inspiro en algo". Tengo pensamientos que se conjugan con emociones y empiezan a enmarañarse incomodándome. De esa incomodidad me desprendo escribiendo.

Si fueras la única persona en un lugar sin nada ¿qué libros te llevarías?
Ninguno o los míos, porque sería la única persona en un lugar sin nada. Fuera de esa falta de respeto que acabo de responder, cargaría unos libros del Marques de Sade, algunos de Diego Arbit, De la sabiduría al árbol de Flavio Reggiani, y todos los de Michel Foucault, que aún no leí pero me recomendaron con entusiasmo.

¿Cómo ves la actualidad literaria en cuanto a espacios de lectura?
Creo que hay un abanico amplísimo de lugares donde se puede disfrutar de la lectura. Inclusive se me han abierto las puertas en espacios del rock.
Queda en uno discriminar que tipo de velada prefiere. Hay espacios un tanto oscuros, otros más aterciopelados, sitios donde las personas van a escuchar y otros donde solo van a leer.
Pero en líneas generales, hay lugar para todos.

¿Te relacionas con otres escritores?
Me relaciono con otrxs TODXS. Hoy por hoy no tengo mayor inconveniente con eso.
Hasta hace 3 años mi hábitat era el under de la música, punk, rock, tango, folklore. Después de un taller literario hermoso que hice en la Facultad de Filosofía y Letras, los docentes me empezaron a invitar a distintos eventos. De ahí en adelante, esto.

Tanto en la música como en el las artes escénicas durante este último tiempo se puso en debate la cuestión de género ¿Cúal es tu opinión en cuanto al género dentro de la literatura?
Creo que la literatura y las expresiones artísticas en general son una herramienta importantísima, como llave de puertas a espacios de calidad, de comprensión, para repensar, replantearse la manera en la que vivimos y además una manera fantástica de fugarse.
Si no me equivoco y te referís a género en cuanto a varón o mujer y no a género literario. Creo que es un momento pleno para ambos. Si bien sigue habiendo lugares apestados por el machismo, se generó una contracara que son los lugares tomados por el feminismo. Apunto a que este debate se podía dar en otra época, ahora hay lugar para todos, afortunadamente. Ganados, lógicamente, por la lucha de feministas. Los que podríamos replantear es esa pelea absurda que se sigue dando de género. Pero para eso tendríamos que entender que la supremacía del hombre o la inferioridad de la mujer son mitos. No somos más que personas diferentes. Claramente, lo óptimo sería que sea todo más relajado. Ahora, Si de publicar se tratar, solo hay que tener la tarasca.

¿Cómo te sentís ante una hoja en blanco? ¿Que te genera?
Sinceramente perdí el hermoso hábito de sentarme a escribir en papel. Escribo cuando puedo y generalmente en el celular o en pedacitos de papel que después tipeo.
La sensación que me genera escribir y más aún terminar un texto es la de desahogo.

¿Te llevas bien con los/las editores?
Por el momento tengo impresos solo dos fanzines. El primero, Piloto, lo editó e imprimió André Demichelis, escritor que admiro y querido amigo. No tengo más que palabras de agradecimiento.
El segundo, M.D.A. - Manotazo de Ahogado, con algunas complicaciones sobre la marcha, lo editó e imprimió El Rey Larva. Hubo algunos contratiempos pero el fanzine finalmente quedó muy lindo.
De todos modos todavía no experimenté que me corrijan los textos, o que me los ordenen y esas cuestiones que me resultan hasta un poco frívolas. Pero tengo la idea de imprimir un libro y seguramente recurra a algún editor que me pueda dar otra mirada. Desde el conocimiento. Mientras tanto, estoy atenta observando, a ver si encuentro quién me seduzca.

¿Podés contarme tu opinión acerca de la literatura en épocas de internet y redes sociales?
Las redes sociales son un arma de doble filo, desde donde las mires. De todos modos no puedo dejar de reconocer que son fuente de posibilidades.
Hay que saber buscar en cuanto al interés de cada uno. No voy a calificar, no soy quién, la obra de nadie, solo puedo decir que la mía apesta, pero si sabés moverte, hay cosas sumamente interesante. Repito que soy bicho del under.

¿Violenta yo?
Violenta es esta vida,
hasta que te mueres y se vuelve pasiva. 
Violentos son los ratos sobrios,
los recuerdos que escondo.
Violento es el correr del tiempo.
¿Violenta yo?
Violentos son los ojos que no miran.
Violenta es esta ausencia de caricias,
violenta es la mano que lastima,
y más violenta aún es la apatía.
¡¿Violenta yo?!
Violentos los ríos y los mares,
violento es el desierto que me invade,
violento es el azote de mi madre.
¿Violenta, yo..?
Violenta es la historia que amedrenta,
violento es el pasado que me acecha,

y más violento es quien por esto me condena.