¿Qué te pasha Daniel, estás nerviosho?


Joakito-. La relación existente entre la causa judicial -quizás la más importante de los últimos años- sobre abusos sexuales intrafamiliares, y el silencio cómplice de algunos periodistas, deja al descubierto, aquello que Noticias Entre Ríos denunció desde un principio: los vínculos entre el lumpenaje judicial, el periodismo patrullero y los gobiernos de turno.

La causa comenzó a tramitarse en los tribunales entrerrianos en el año 201|3 por hechos ocurridos en la ciudad de Oro Verde y en Paraná desde el año 2005 hasta el 2011. Los hechos denunciados son los de  Corrupción de menores, Abusos sexual simple, Abuso sexual con acceso carnal y Abuso sexual agravado contra dos niñas y un niño, que hoy son mayores de edad. Sin embargo, según testimonian los principales periodistas de policiales y que cubren habitualmente las noticias judiciales, la causa estuvo cajoneada durmiendo el sueño de los inocentes durante muchos años y recién salió a la luz en el año 2017, cuando la fiscal Laura Cattaneo decide tomar la causa y eleva lo investigado -o re investigado, ya que la causa estuvo 4 años "cajoneada". Cuando los hechos se dan a conocer públicamente en una conferencia de prensa, en donde estuvieron todos los medios importantes de comunicación, incluido el periodismo patrullero de Enz, fue el propio Juez que llevaba adelante la causa quien sostuvo la veracidad de los testimonios de las víctimas al afirmar al decirle a los periodistas allí presentes que "es llamativo, que a través del tiempo, porque los chicos declararon varias veces en Cámara Gesell, mantuvieron su relato hacia dentro de cada uno. Ese relato es coincidente con el relato de las otras víctimas, que también son testigos".
Al parecer, al "prestigioso periodista", premiado por FOPEA le molestó, que muchos periodistas hagan su trabajo, e incluso, que realicen lo que es una práctica común en su pasquín AnaliSIDE: mencionarlo a él, vinculado a una causa en la que, si bien el no tiene nada que ver, su socio comercial, amigo y vaya a saber si no es testaferro también, el ex comisario Mario René Wolff Furlong, quien al momento en que se cometieron los delitos denunciados, todavía se encontraba en actividad.
Este ex comisario, es el que consigue las publicidades para el programa televisivo en el canal ultra oficialista de turno de los miércoles a la noche y para el semanario AnalisiSide.
Lo llamativo del caso, no es el silencio cómplice de Daniel Enz, sino la defensa de este por parte de uno de sus esbirros: se trata del ex asesor en temas de medios del gobierno de Santa Fé, Cony Cherep,que en una columna de su blog personal, trata de vincular a quienes contaron "la verdad" sobre este caso judicial, con el dos veces ex gobernador Sergio Urribarri. No sólo llama la atención por lo mentiroso -no creo que Javier Aragón, Mauricio Antematten o Laura Terenzano (por nombrar sólo a algunos de los que trataron el tema) tengan algo que ver con el peronismo urribarrista, pero en la mente de este esbirro de Enz, se trata de una conspiración armada por los feos, sucios y malos, comandados por mi hermano fallecido (¿Te acordás cuando le prometiste a Luquitas, la publicidad de Lotería de Santa Fé?) Rubén Almará, y obviamente Pedro Baez. Todo una mega fábula inventada para no decir lo obvio: que Daniel Enz, calló, calla y seguirá callado para defender a su socio comercial.
Según Cherep "Enz no hizo públicas las denuncias contra Furlong, pero es un principio elemental de la ética periodistica, no utilizar los medios de comunicación para hacer hacer defensas corporativas o personales, en asuntos que se ventilan, se investigan y serán aclarados por la vía institucional", sin embargo, lo que omite es que esa es una práctica que cotidianamente utiliza Enz para atacar a sus adversarios y competidores, sino que me explique porque el propio día de la muerte de Lucas Carrasco, sostuvo en AnalisiSIDE que mi hermano habría muerto de "sobredosis", intentando instalar un supuesto relato sobre el miedo de Lucas a ir preso. Nunca hablaron con ningún miembro de la familia, incluso mandó reporteros gráficos a la morgue para ver si conseguía una foto del muerto, buscando excusas para justificar su propio relato.
Lo grave del asunto, es que Daniel Enz, que en su último libro filtra "escuchas telefónicas" que deberían haber estado resguardadas judicialmente, no diga ni una sola palabra sobre el caso. Hay que informarle a Cherep que el Código deontológico del periodismo, entre otras cosas sostiene que "hay que respetar la verdad" y que hay que "diferenciar con claridad entre información y opinión". Que Wolff Furlong, el ex comisario implicado en esta causa está íntimamente relacionado a Daniel Enz, no es una opinión, es información que consta en el expediente judicial. Solo queda poder dilucidar la relación que existía entre ellos, y si es cierto, que Wolff Furlong cuando estaba todavía en actividad, era parte de la custodia policial que Daniel Enz tuvo siempre en su domicilio: si señora, usted, yo, todos le pagamos a Enz una custodia personal. Hace muy poco me lo crucé a Enz en la calle paseando con su novia. Tenía ganas -debo confesarlo de cagarlo a trompadas por las mentiras inventadas no solo sobre Lucas, sino también sobre mi persona-  sin embargo, desconociendo todo esta maraña judicial que si no lo ensucia por lo menos lo enchastra, le pregunté por "el custodio": no dijo nada, sólo su novia reaccionó de modo violento tratandome de sorete y mandándome con violadores. Recién estando a mas de 70 metros y cúal si se tratase de un Boca-River, Enz me grita desesperado: "no existís, no existis". Mi hermano se murió, pero se murió siendo inocente. Y a su vez, desde Noticias Entre Ríos, y quien le escribe prefiere mil veces "no existir" a tener entre sus aliados y socios comerciales a un supuesto abusador de menores. Queda por decir, que Daniel Enz, está bebiendo de su propia medicina, y que tendrá alguna vez que explicar y contarle a su audiencia quien es, como lo conoce y porqué tenía entre sus socios a Furlong.