Una cena especial



Joakito-. He escrito en otra oportunidad, acerca del significado y de lo mal que hace la "caridad" cuando se trata de resolver problemas estructurales, tales como la pobreza. Sin embargo, en esta ocasión, me gustaría salirme un poco del libreto e informar sobre algo que, considero, una muy buena iniciativa.
No se si todos lo saben, pero ya desde hace un tiempo, distintas organizaciones sociales, cristianas y comunitarias se vienen turnando para suplir el rol que no ocupan ni los sostenes de familia, ni tampoco el estado, como es el derecho a una comida caliente por las noches. Noche a noche, decenas de personas, algunas en situación de calle, otras alejadas de su hogar que vienen al centro de la ciudad a ganarse el mango, u otras que simplemente no tienen para comer, se acercan a la plaza Alberdi -popularmente conocida como "Del Bombero"- para poder suplir, aunque sea por un rato el hambre.
Si bien, quienes vivimos en la zona, ya estamos habituados a estas escenas nocturnas, en la noche del lunes, esta escena se torno distinta, especial, incluso.
Por iniciativa de la ONG Suma de Voluntades, quienes paseaban su mascota, esperaban para entrar al cine, estaban en la eterna espera del colectivo o simplemente pasaban por ahí, pudieron observar algo atípico para una ciudad como Paraná, caracteriza por ser pacata y careta. Tablones, sillas, guirnaldas, y parlantes ubicados sobre la vereda de la plaza.

Con una logística envidiable, y con la colaboración del Círculo Católico Obrero -ubicado frente a la plaza- los voluntarios de la ONG dispusieron de todo su ímpetu para que los habituales comensales -personas en su mayoría en situación de calle- disfruten como cualquier ciudadano de a pie, de una cena especial, con postre y músicos incluidos.
Con una inflacionaria que parece que no va a cambiar, con la pobreza y la indigencia creciendo a pasos agigantados en Paraná, donde hay muchas familias que por no contar con recursos económicos tienen que recurrir a los comedores populares, y sobre todo, teniendo en cuenta que ya pasaron las elecciones y que la dirigencia política está mas preocupada en como va a dar cuenta de sus actos a la justicia -los que se van- o en cómo se acomodan -los que llegan- bueno es rescatar,  este tipo de iniciativas que no sólo llevan comida a los que más lo necesitan, sino sobre todo, aportan dignidad y alegría a los más desposeídos.