María José Demartini



Joakito-. Este año, a partir de la jubilación del Defensor del Pueblo de Paraná, se abrió la convocatoria para los postulantes a ese cargo, como así también para Defensor de Adultos Mayores. La etapa de inscripción que cierra el 17 de octubre ya arrojó varios nombres. Desde Noticias Entre Ríos les preguntamos a cada uno (Leonel Pannoni quería mandarnos por audio dado que no sabe escribir) cuáles son las principales propuestas de trabajo que piensan llevar adelante si son electos para el cargo por el Consejo Deliberante de Paraná. En esta oportunidad, se presenta María José Demartini
María Jose Demartini es Abogada, egresada de la Universidad Católica Argentina, Mediadora del Curso realizado en Fundación FRATERNITAS en la UNER e inscrita en el registro del Centro de Mediación de la Defensoría del Pueblo de la ciudad de Paraná, Integra el Instituto de Derecho de Discapacidad del  Colegio de Abogados de Entre Ríos y es voluntaria desde hace cinco años en la Asociación Civil “Suma de Voluntades”. Estas son algunas de sus propuestas:

“Apoyo  a la inclusión de niños/as y jóvenes con discapacidad desde el Consejo General de Educación”: La Constitución de la Provincia de Entre Ríos en la sección X, Artículo 258 garantiza a los habitantes la igualdad de oportunidades para el acceso, permanencia, reingreso y egreso en todos los Niveles de la educación obligatoria, Siendo ésto receptado por diversas Resoluciones del Consejo General de Educación insto en este presente la aplicación que garantice el cumplimiento y la inclusión de todos los niños/as y jóvenes. Actualmente son las obras sociales las que se ocupan de remunerar la tarea del “maestro de apoyo” que cada niño con una discapacidad, individualmente posee, cuando asiste a la escuela. La problemática se presenta a que las obras sociales demoran cinco meses (o más) en abonar el suelto y los maestro renuncian, retardando el aprendizaje del menor. Como un antecedente de la misma o bien como una limitación a que siga brindándose esta figura encontramos la Resolución del IOSPER (Obra Social de la Provincia de Entre Ríos) N° 1862 del 26 de septiembre del 2019, estableciendo en el Art. 1°, inc. C: “Suspender el ingreso de nuevas solicitudes de prestaciones de maestras orientadores integradoras, como así mismo todo otro emolumento que se estuviere realizando, y que no se corresponda estrictamente con una prestación de salud. Suspender todo reconocimiento prestacional  que no sea estrictamente para la atención de la salud, como ser  aquellos destinados a prácticas deportivas ó actividades recreativas que no conlleven rehabilitación, quedando relevado el Instituto de brindar dichas prestaciones.” La situación es dramática aún más frente a esta realidad. Éste proyecto tiene como misión que el CGE lleve a cabo la retribución por el trabajo realizado a éstos maestros, para que de ésta forma no coloquen en una situación inferior de la que se encuentra por la dificultad que enfrenta en el aprendizaje.
“Centro de Atención a personas en situación de calle en coordinación con asociaciones civiles”.: La “Situación de Calle” es una problemática que refleja las desigualdades que se viven en una sociedad. No es algo nuevo lamentablemente a pesar de todos los derechos reconocidos a las personas, jamás se dió una solución a este conflicto social que al día de la fecha sigue existiendo y no se han presentado proyectos al respecto a pesar del descontento de la ciudadanía y de la evidente manifestación de violaciones profundas sobre derechos que son fundamentales. Cuando hablamos de “situación de calle”,  refiero  a una categoría compleja, que trasciende la idea de espacio físico. Esta definición incluye a personas que no tienen residencia estable; que pernoctan o habitan en hogares o pensiones provisorias; y, también, aquellos/as que duermen literalmente en la calle, con escasas o nulas afiliaciones sociales. Éstos ciudadanos llegan muchas veces por perdida del trabajo o vivienda o conflictos en la familia. Mi propuesta  apunta a que el Municipio, que dicto la Ordenanza N°9394 la aplique en coordinación con las distintas asociaciones que se ocupan del tema en la ciudad, de manera mancomunada y articulada de forma tal que la persona salga de vivir en la calle. Se ha comprobado que un lugar físico donde se le de asistencia médica, psicológica, de higiene y la contención que toda persona necesita ayuda a la reinserción de la misma a la sociedad. La propuesta se basa en el trabajo en conjunto porque es un tema que aqueja a todos, al Estado porque debe velar por la seguridad y salubridad de sus habitantes y desde las asociaciones que por trabajar en éstas problemáticas tienen el conocimiento suficiente para llevar a cabo. Las normas reflejan el pensamiento y la realidad de un pueblo. Entre ambos se puede lograr que todas las personas puedan cumplir con sus obligaciones, que sólo pueden cumplirse si se goza de los derechos que son reconocidos por nuestra carta magna.

“Modificación edilicia de la ciudad para la accesibilidad de todos/as”: Cuando hablamos de accesibilidad es preciso revisar el concepto de “entorno” sobre el cual tendemos a diseñar y proyectar nuestras viviendas y ciudades. El mismo se ha creado sobre la base de un patrón humano antropométricamente, mental y funcionalmente perfecto, con reminiscencias de la arquitectura clásica. Hoy nuestra ciudad se expande y con el también la infraestructura y la modernización nos lleva a replantearnos una ciudad que incluya a todos, esto hace que observemos y empaticemos con aquellas personas que poseen alguna restricción en la motricidad o incapacitadas para manejarse con independencia en su ciudad. Es importante visibilizar estas necesidades y trabajar en ello. La “Accesibilidad” es la característica del urbanismo, la edificación, el transporte o los medios de comunicación que permite a cualquier persona su utilización y la máxima autonomía personal, brindando de esta forma integración y equiparación de oportunidades para todos los ciudadanos. Es un derecho que abre la puerta al ejercicio de otros derechos propios que hacen a las libertades fundamentales y la dignidad de cada ser humano como habitante de su lugar de pertenencia. La accesibilidad habilita, ya que es condición para hacer, formarse, interrelacionarse, cultivarse y poder constituirse en sujeto activo y participativo. La accesibilidad es una característica imprescindible a incorporar en todos los proyectos y diseños debido sobre todo al envejecimiento de la población. Por ello, “la accesibilidad no es simplemente una necesidad para las personas con discapacidad, sino una ventaja para todos los ciudadanos” (Rovira Beleta, 2003). Como ciudadanos hay que tomar una nueva posición y adecuarse a los cambios de paradigmas donde la carencia de accesibilidad se plantea como un problema o patología del espacio físico, en vez de un problema de relación de las personas con discapacidad con el entorno, de allí la definición adoptada por la Convención. Comprendida de esta forma, las implicancias de la accesibilidad en el contexto social, son aún más profundas: el grado de accesibilidad alcanzado refleja la inclusión social presente en dicha sociedad. La Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad en su artículo 9° reza: [...] “las personas con discapacidad puedan vivir en forma independiente y participar plenamente en todos los aspectos de la vida, los Estados Partes adoptarán medidas pertinentes para asegurar el acceso de las personas con discapacidad, en igualdad de condiciones con las demás, al entorno físico, el transporte, la información y las comunicaciones, incluidos los sistemas y las tecnologías de la información y las comunicaciones, y a otros servicios e instalaciones abiertos al público o de uso público, tanto en zonas urbanas como rurales.”

“Políticas Públicas en Defensa y Protección de la vejez”: Los seres humanos nos desenvolvemos e interactuamos en espacios que están geográfica, histórica, social, cultural y económicamente determinados. Estos espacios constituyen el Hábitat humano que según su localización puede ser urbano o rural. Es del lugar donde desarrollan sus actividades, y comprende no sólo la vivienda sino la infraestructura que sirve a la misma, además de todos los sistemas de transporte y comunicaciones. La ciudad es la expresión física de la sociedad. Antiguamente las personas que antes morían sin llegar a las actuales edades jubilatorias, tienen ahora esperanzas de vida cada vez más largas. La población envejecida es en su inmensa mayoría, saludable, y siguen aportando a nuestra sociedad. No se puede sostener de ninguna manera que envejecimiento y vejez son igual a enfermedad. Los Adultos Mayores no son enfermos La OMS (Organización Mundial de la Salud) define “salud” como “un estado de perfecto (completo) bienestar físico, mental y social, y no sólo la ausencia de enfermedad. Al hablar de “Personas Mayores” nos referimos a que la edad no es un impedimento para que sigan participando en y para la comunidad. Para éste fin se necesita con cuente con una accesibilidad adecuada para que las personas de edad avanzada puedan gozar el derecho de circular cómodamente.
Referido a ésto, encuentro conveniente mencionar lo que dice la arquitecta Silvia Coriat que “ciudades y viviendas no accesibles son los lugares donde viven los ancianos que han sido despojados de un futuro construido por ellos mismos”. Es por esto muy importante, tener en cuenta que el medio ambiente y la sociedad puede agravar o facilitar la capacidad funcional de las personas. La ciudad no accesible no está diseñada para los Adultos Mayores, no permitiéndoles circular sin riesgos ni disfrutar de todo lo que la ciudad alberga y que ha sido producido por ellos mismos. Siendo un  medio que lleva al resultado de dejar a la persona mayor en aislamiento y expuesta  a la enfermedad, deteriorándose en todos los aspectos de su vida.
La Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, postula que todos los derechos humanos y libertades fundamentales de la persona mayor tienen como propósito contribuir a su plena inclusión, integración y participación en la sociedad. Esta propuesta apunta a promover un envejecimiento activo, es decir: proceso por el cual se optimizan las oportunidades de bienestar físico, mental y social, de participar en actividades sociales, económicas, culturales, espirituales y cívicas, y de contar con protección, seguridad y atención, con el objetivo de ampliar la esperanza de vida saludable y la calidad de vida de todos los individuos en la vejez, y permitirles así seguir contribuyendo activamente a sus familias, amigos, comunidades y naciones. El concepto de envejecimiento activo y saludable se aplica tanto a individuos como a grupos de población.
Ësta Convención señala algo más que un interés individual protegido, sino que son valores socialmente reconocidos de manera universal.

“Habilitación de Centros de Mediación Privadas.”: La mediación es un procedimiento voluntario, informal y confidencial, a través del cual un tercero neutral asiste imparcialmente a las “partes” (personas en conflicto) en una controversia para ayudarlas a trabajar cooperativamente en procura  de un acuerdo posible para ellas.
A nivel mundial ha ido creciendo la idea de solucionar los conflictos de manera pacífica para mantener el buen trato entre países, provincias, municipios hasta llegar a los ciudadanos. Esto se debe a que coopera a zanjar las diferencias y poder llegar a un acuerdo y que ambas personas involucradas en el conflicto queden satisfechos. Acá nadie gana o pierde, ya que la comunicación, la buena predisposición da como resultado la tranquilidad de las decisiones. De ésta manera se ha descongestionado el ingreso de causas a los tribunales,  manteniendo armonía entre vecinos.
La mediación cambia paradigmas  y éstos nuevos en la resolución de conflictos trabajan en la conversación, con la comunicación y las practicas discursivas y simbólicas que prueben diálogos transformativos. La misma no está regulada para ejercerla de forma privada. Por tanto, la finalidad de este curso que es dictada por dos Instituciones en nuestra ciudad  y buscan la construcción de una sociedad más tolerante, comunicativa y armoniosa, no se puede concretar. Es importante la  difusión de la mediación como herramienta para la solución de conflictos, porque cambia paradigmas y esta restituye el poder a los sujetos, mejora la calidad de vida, y cambia pautas culturales. Lamentablemente  al no regularse no se da apertura a la misma.
Reglamentar la salida laboral de éstas personas que con vocación hicieron este curso y quieren ejercer  para contribuir con la finalidad de la misma y obtener una retribución, como cualquier otra profesión u oficio, contribuye a que se limen asperezas y fomentar las buenas relaciones.