Prisión


Luz Buscema-.

Solo, en mi pieza
rutina de vivir entre cuatro paredes olorosas
y ni siquiera una sufrir.

No ver nunca el sol
Ni siquiera parece de noche
porque las noches hermosas son
cuando tienen estrellas, un cielo limpio
y a lo mejor un amor.

Cuatro paredes cerradas
Y un techo acosándome de dolor húmedo
Y ni siquiera una voz
sólo alguna revista vieja
y un tazón de sopa verde o negra.

No ver nunca el mundo de los días y las noches
de ese mundo que tiene madre o una esposa
o un hijo, o un pájaro o una flor
¡Qué triste es la prisión!

Este poema fue publicado en el diario “El Litoral” de Santa Fe en su edición del 7 de marzo de 1968, página 5. Por gentileza de la autora y de su hijo, Ramiro Pereira lo  publicamos en Noticias Entre Ríos con grato placer.