"El peronismo es un basurero eficaz: recicla bien"



Osvaldo Quinteros-. Colaborador indispensable de Noticias Entre Ríos, el politólogo Gerardo Pressman es entrerriano pero reside en Buenos Aires. Sus últimas notas fueron muy ácidas y prácticamente desencantadas, por eso decidimos conversar con él.







¿Qué es para vos el peronismo?

El peronismo es un basurero eficaz: recicla bien. Es la representación de una alianza social que va del empresario industrial mercado internista hasta el más pobre de los pobres. Eso en el pizarrón de la sociología, vos sos sociólogo. Y sabés que esta definición es muy primitiva. El peronismo ha ido mutando y siempre incorpora, a veces transitoriamente, sectores sociales nuevos. A la vez que tiene más capacidad para incluir a los sectores nuevos, o sujetos sociales nuevos si queres, en su amplio abanico de demandas. Hay una disciplina de Ciencias Sociales, que vos que sos Sociólogo debés conocer muy bien, que se llama "Geografía Radical" y viene de pensadores del Brasil. La Geografía Radical, a diferencia de la ortodoxa que se enseña en las escuelas secundarias, tiene tres preceptos para indicar "un lugar", partiendo también de que existe el "no lugar" y esto lo agrego yo metiendo un poco de pensadores franceses posmodernos. La cuestión es que "el lugar", en la Geografía Radical, se compone de espacialidad, sociabilidad y temporalidad. Visto desde esta perspectiva académica, el peronismo tiene lo que los cientistas políticos llamamos un partido "atrápalo todo", es decir, un partido flexible y populista en el sentido positivo del término, el de Laclau, pero también tiene una espacialidad: es más conurbano que Rafaela, más barrio San Agustín que Parque Urquiza; tiene una temporalidad: por ejemplo, el menemismo en los 90 tras la caída del Muro de Berlín y el "bolivarianismo" de Kirchner en el 2000 tras el crack del 2001. Y también tiene una sociabilidad, que es la alianza social de la que te hablaba antes.

¿Cómo creés que hace el peronismo para integrar a los nuevos movimientos sociales, como los desocupados y el feminismo?

Porque siempre recorta la historia. Menem creaba desocupados diciendo que el último Perón quería una Argentina integrada al mundo y competitiva. Kirchner se "compró" los movimientos sociales tensionando a la vieja CGT, a la que dominó y descabezó. Pero en el caso de los desocupados es más natural, porque el peronismo ya no es el partido de los sindicatos, sino el partido de los punteros. Y va camino a ser el partido de los intendentes. Se equivocan quienes creen que será una federación de gobernadores, será una liga de intendentes.
Y en el caso del feminismo, por la Evita que literalmente inventó Juan José Sebreli cuando era de izquierda, allá en los lejanos años 60 y trae la sociología de vanguardia en Europa a nuestras tierras. Pero yo anotaría ahí a los jóvenes de clase media, una parte siempre adhiere con entusiasmo y renueva el peronismo. Jóvenes de una centroderecha moderna en el caso de Menem y de una centro izquierda moderna, que por ejemplo sustenta el matrimonio igualitario, en el caso del kirchnerismo.

¿Cómo es eso de la Liga de Intendentes?

Porque los intendentes son menos dependientes financieramente que los gobernadores. Si bien la coparticipación secundaria, que es la de los gobernadores con los intendentes, suele ser aún más derechosa y regresiva que la coparticipación nacional que expulsa de las provincias a los desocupados hacia las grandes urbes, los intendentes suelen tener escalas más progresivas de impuestos y suelen administrar los beneficios, los pocos beneficios, de las oligarquías provinciales. Por ejemplo, si en Diamante ponen una fábrica, van a pagar cero impuestos a la provincia de Entre Ríos, pero las tasas las van a pagar y a una escala como Diamante, es mucha plata. Además, los trabajadores serán de Diamante, y eso trae buenos sueldos y mueve la economía local. Y los intendentes cada vez reciben más demandas. Ya no son el ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza) sino quienes negocian con los movimientos sociales, los punteros, los delegados gremiales, las bases verdaderas del peronismo, a la par que tratan de ser los interlocutores ante la provincia y la nación de las grandes empresas.

Pero entonces, ¿dejaría de ser un movimiento nacional?

Ya dejó de serlo. ¿O acaso se discute la cuestión de los ferrocarriles, que todos van al puerto de Buenos Aires, o la Bolsa de Cereales de Rosario, o la nacionalización de la banca? ¿Qué discusión nacional tiene el peronismo que no sea por el liderazgo? Los intelectuales peronistas renunciaron hace rato a la idea de Nación y lo que mejor lo gráfica es Carta Abierta: solo pudieron funcionar siendo oficialistas, desde las oficinas de la Biblioteca Nacional, que de nacional no tiene nada. Y nunca discutieron un modelo de Nación. Bah, nunca discutieron nada, solo justificaban al gobierno y atacaban a los que lo atacaban. Pero ese fue un mérito de Cristina, gobernar con gente que venía de la UCEDE y contener a intelectuales de izquierda, a la par que entusiasmar a jóvenes de clase media.

¿Qué chances de supervivencia le ves al kirchnerismo?

¿Por qué no me preguntás qué chances le veo al peronismo federal, es decir, al peronismo no K o ex K?. Desaparecieron. ¡Hoy el peronismo es el kirchnerismo! Más, vale, no es un kirchnerismo puro, no son los talibanes los líderes, pero es justamente la condición de posibilidad para que el kirchnerismo cope al peronismo y lo copó. Ya está. Ya ganó. El kirchnerismo es el peronismo y lo demás es Pichetto y Alasino. O sea, nada. Por lo tanto, este triunfo del kirchnerismo significa una paradoja: ganó la batalla de las ideas, por lo tanto, se autodisuelve en el peronismo porque hoy por hoy es el peronismo. El liderazgo, en todo caso, está abierto a disputa, y esa disputa es al interior del mundo K junto a los ex K, pero no está en discusión el menú doctrinario principal.