China vuelve a comprar soja en EEUU

Blas Rozadilla y Javier Treboux-. La falta de humedad en los suelos y la incertidumbre hace pasar área de maíz a soja en nuestro país. Las compras de soja de China a EE.UU. en la corriente campaña comercial están por encima de los promedios. Un nuevo informe WASDE trajo algunas sorpresas.

A la falta de certidumbre en relación a las condiciones económicas que regirán de aquí hasta la época de cosecha y comercialización de los cultivos, que venía afectando fundamentalmente a la campaña de maíz, se le suma ahora la falta de humedad en los suelos, que comienza a generar retrasos en el ritmo de avance de la siembra y a hacer resignar área a los productores.
Según la última estimación de la Guía Estratégica para el Agro de la Bolsa de Comercio de Rosario, en la campaña 6,9 M ha serían sembradas con maíz con destino grano comercial, significando una baja de 1,4% en relación a la campaña previa. La diferencia de 350.000 ha en comparación con su estimación anterior, pasaría a ser sembrada con soja, que ve su estimación de área expandida hasta las 18 M ha. En su informe no descarta que si las condiciones continúan siendo las que rigen, más hectáreas pasen a la producción de la oleaginosa. Los cañones apuntan ahora a una producción de alrededor de 47,5 Mt para maíz, y de más 51 Mt de soja en la campaña 2019/20.



Se advierte de la necesidad de nuevos episodios de precipitaciones para poder avanzar con las tareas de siembra en grandes zonas del país, que comienza a rezagarse en relación a los promedios. Según el último Informe Semanal de Estimaciones Agrícolas del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (MAGyP), la siembra avanzó sobre el 23% del área de intención, 7 puntos porcentuales por detrás respecto a igual período de la campaña pasada. Los mayores retrasos se dan en la provincia de Buenos Aires (19% vs 33%) y en la provincia de Córdoba (30% vs 19%).



Por el lado de la comercialización, el maíz argentino, que presenta muy buena competitividad en el mercado internacional a partir de valores FOB que se mantienen por debajo de los de los principales competidores, sigue a paso firme y continúa registrando récords en el comercio exterior. En los siete meses que se llevan de la campaña de comercialización, en base a datos de exportación de INDEC y datos de embarques de NABSA para el mes de septiembre, se llevan exportadas 25,83 Mt, un 51% más que a igual período de la campaña 16/17. Es destacable que este registro es tan sólo 140 mil toneladas menor que el récord de 25,97 Mt exportadas en el total de la mencionada campaña 16/17.



De esta manera, la Argentina se encamina a consolidarse como tercer máximo exportador del cereal a nivel mundial con un total estimado para la campaña de 36 Mt, ratificado en el informe del Departamento de Agricultura de los Estados unidos (USDA por sus siglas en inglés) del día de ayer, que superaría ampliamente el máximo registro histórico previo. Según la información del MAGyP al 9 de octubre, se llevan declaradas ventas de exportación del cereal de la actual campaña por 35,1 Mt.
Para la próxima campaña, ya se han declarado ventas por 9,99 Mt, más del doble que a igual fecha del año pasado. El USDA, también mantuvo su estimación de exportaciones para la 19/20 en 33,5 Mt, lo que ubicaría a nuestro país muy cerca del segundo lugar entre los principales exportadores que es ocupado por Brasil con 34 Mt.
Retomando los datos de la campaña actual, se observa que el registro para agosto (recientemente publicado por INDEC) de 3,43 Mt fue el único de los sucesivos meses de la actual campaña que no batió la marca histórica para igual período en años anteriores, quedando detrás de las 4,1 Mt exportadas en agosto de 2016. Para el mes de septiembre se estima, en base a datos de embarques de NABSA, que el volumen exportado rondaría las 3,3 Mt. Esto implicaría una nueva marca histórica, con un aumento del 67% respecto al registro de septiembre de 2017.



En el mercado local, la actividad comercial por el maíz continúa en retroceso. Si bien se mantienen activos la misma cantidad de compradores, ya no muestran el mismo interés por adquirir mercadería disponible. Algo similar ocurre del lado de los vendedores, donde la oferta ha disminuido. Los negocios pasaron a concentrarse en el maíz nuevo, con operaciones que se focalizaron para las entregas en los meses de marzo y abril.
Por el lado de la soja, los compradores comenzaron a mostrarse más activos e intensificar su demanda por la oleaginosa de nueva cosecha. Sin embargo, el disponible sigue acaparando la mayor parte de los negocios en este mercado, mostrando un crecimiento en la operatoria respecto a la semana previa.
Los precios de referencia publicado por la Cámara Arbitral de Cereales quedaron para el día jueves en $ 7.460/t para el maíz, mostrando una leve suba respecto a la semana anterior, y en $ 14.050/t para la soja, mejorando en $ 360 en relación al jueves anterior. En dólares, estos valores quedaron en US$ 129,1/t y US$ 243,32/t, respectivamente. La soja registró un incremento, en moneda extranjera, del 2,2%.

Panorama internacional
El día jueves el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) publicó un nuevo informe de Estimaciones de Oferta y Demanda Mundial (WASDE). La mirada de los analistas estaba puesta fundamentalmente en las nuevas estimaciones productivas para la campaña de soja y maíz en EE.UU., donde esperaban ver bajas en la producción en ambos cultivos. Es necesario recordar el retraso histórico con el que se sembraron los cultivos, los importantes rezagos madurativos que han venido teniendo, y también el retraso en el avance de la cosecha de la presente campaña.
El informe resultó fuertemente bajista para el precio del maíz dado que, si bien se presentó una rebaja en la producción estimada, esta fue menor al agresivo recorte que esperaban los analistas en promedio. USDA estimó la producción de maíz en los EE.UU. en 350 Mt, apenas medio millón de toneladas por debajo del informe previo. Resulta curioso que la estimación de rendimientos promedio fue incluso incrementada en relación al informe previo, con una reducción en el área cosechada.



En relación a la soja, el informe impactó de forma alcista inmediatamente después de publicado. La rebaja productiva que propuso USDA estuvo por encima de lo que se esperaba. La producción se estima ahora en torno a las 96,6 Mt, bajando en 2,2 Mt en comparación con el informe previo, y ubicándose casi un millón de toneladas por debajo de lo esperado por los agentes.
En ambos casos, se vio un importante impacto sobre los stocks finales esperados para la campaña, fruto de sendas rebajas en las estimaciones productivas y de las cuantiosas rebajas en los stocks iniciales. Este último dato, sin embargo, ya era conocido por los agentes, luego de la publicación del informe trimestral de Stocks por el mismo organismo a finales del mes pasado.
El mercado de la soja sigue recibiendo sostén en la medida que los importadores chinos intensifican las compras de productos agrícolas estadounidenses de cara a una nueva ronda de negociaciones comerciales de alto nivel en Washington. Entre estas compras se incluyen otra ola de negocios por soja y la mayor compra semanal de carne de cerdo estadounidense en la historia, según mostraron los datos del USDA.
El USDA confirmó ventas netas por 1,18 Mt de soja a China en la semana que terminó el 3 de octubre y ventas récord de carne de cerdo, incluidas 18.810 toneladas para ser enviadas este año y 123.362 toneladas para 2020. De esta manera, las compras de soja estadounidense por parte de China, al 3 de octubre, acumulan 3,89 Mt casi 4 veces más que lo registrado a igual período del año pasado. Luego del 3 de octubre, el USDA informó a través de su sistema de reportes diarios ventas al país asiático por cerca de 850 mil toneladas más. Vale tener en consideración que este sistema informa los registros de ventas por volúmenes superiores a las 100 mil toneladas.



Las ventas de soja de Estados Unidos se han acelerado antes de las negociaciones que se están llevando a cabo en Washington  en al menos cuatro oleadas de compras activas desde principios de septiembre. El gobierno chino otorgó exenciones a algunos importadores para comprar mercadería estadounidense, permitiéndoles realizar adquisiciones sin afrontar los elevados aranceles. China importó más de 13 Mt de soja estadounidense en la campaña comercial 2018/19 que terminó el 31 de agosto y ya lleva compradas casi 5 Mt más en la campaña actual, según datos del USDA.
Sin embargo, los operadores están siendo cautelosos respecto a las negociaciones luego de que Estados Unidos impusiera esta semana restricciones a empresas, organizaciones y funcionarios chinos motivadas por acusaciones de violaciones de derechos humanos. Ante esto, funcionarios chinos comentaron a los medios que han mermado sus expectativas de conseguir avances significativos.
En Chicago, el precio de la soja llegó a tocar máximos en casi tres meses durante la semana, teniendo en cuenta el contrato con mayor volumen negociado. Las preocupaciones sobre el clima en el Medio Oeste de los EE.UU., el retraso en la cosecha de la campaña gruesa en ese país, y la revitalización de las compras de soja por parte de China ejercieron presión alcista sobre los precios en ese mercado. El contrató con vencimiento en noviembre cerró en los US$ 339,33/t el día jueves 10, incrementándose en US$ 4,30/t en la semana. En cuanto al precio del maíz, el precio cayó un 2,2% entre semanas, cerrando el jueves en US$ 149,7/t el contrato diciembre.