Buen Viaje Lucas


Intelectualmente impecable, un loco lindo, del que hablan hasta muerto. Supe, trabajando e incluso conviviendo con él que una parte importante del trabajo periodístico es poder manejar el ego y no enloquecerse con cosas que se dicen. Ese ego también hace que los canallas, envidiosos salgan con odio a relucir su  periodismo patrullero, esos son los que se pusieron contentos.

Quisieron dejar una idea de  Lucas culpable. Les salió el tiro por la culata muchaches. Lucas también tenía amigos, y uno de esos le hizo el aguante hasta en la muerte, y marcó -acertadamente- que a Lucas lo condenaron por la ley del hashtag. Parece adrede pero hasta muerto Lucas, fuiste noticia. Saliste en todos los medios nacionales y todos hablaron de vos en vez de hablar del debate presidencial.
Hablemos ahora de la basura local, esos a los que nunca le importó una mierda la vida de los demás. Y si hay algo que mi hermano -con 25 años de trayectoria periodística- me legó es que el periodismo no debe hacer patrullaje moral. "Sobredosis", "medicado" "borracho" e incluso, esa cara bonita que conduce el noticiero oficial dijo al aire cosas, no sólo irreproducibles, sino sobre todo mentiras. Yo no estudié comunicación social, ni periodismo, pero tengo entendido que la regla de cortesía es tener las dos campanas. Bueno, se ve que en la facultad se machetearon porque nadie, absolutamente nadie, se preocupo en llamarnos a la familia.
Todo esos periodistas patrulleros peleados con la lectoescritura no escribieron lo que escribieron por motus propio. Escribieron lo que el lumpenaje judicial, que siempre se la quiso cobrar, les dijo que escriban. Son tan torpes los fiscales que incluso, en vez de informarnos a los parientes de su muerte, mandan una gacetilla al mail de Noticias Entre Ríos y al de Lucas, informando que encontraron el cuerpo de... Lucas. Así de brutos son.
Lucas, me dejaste la alegría que significa luchar contra los "molinos de viento". Y esa lucha es a favor -siempre- de los pobres, de los desposeidos. Si supieras las cosas que pasaron te estarías cagando de risa y me estarías diciendo que al fiscal -el mismo que les dijo a los periodistas patrulleros que te moriste por sobredosis- lo siga toda su carrera, hasta en el último de los casos. Porque no puede ser que tarden 9 horas en dar el cuerpo de una persona muerta naturalmente, porque al fiscal se le ocurre hacer una autopsia. Tampoco puede ser que se queden con el teléfono celular de una persona muerta. Bueno, todo eso hicieron con tu muerte de Lucas. Imagínense lo que le harán a los pobres, a los sin nombre.

Lucas nunca tuvo desperdicio demostrando su talento, y su "locura" -no la que dictaminan los médicos- sino la de la escritura, la de su voz y las de poner en juegos cientos de ideas geniales aunque nunca se lleven a cabo. Como dimensionar, como escribir estas palabras de despedida, a alguien que las hizo todas. Pero todas. No le chupaba las medias a nadie, y cuando estaba incómodo o aburrido en un trabajo renunciaba y punto. De hecho, el único trabajo que le duro tanto es el de Noticias Entre Ríos. Así que Lucas, quédate tranquilo, que con errores -ya no estas para retarme- y tratando siempre de buscar aciertos, voy a continuar con este legado.
Una de esas genialidades es Noticias Entre Ríos. ¿Hay algo más lindo que un hermano te enseñe un oficio, monte una empresa desde la nada, sin plata, pero con el orgullo de no tener que responder a ningún funcionario de turno? Ese fue su gran regalo. El quiso que yo continúe con la empresa, pasara lo que pasara, y así me lo manifestaba en todas las reuniones de redacción, cuando me retaba, cuando me corregía, cuando pasaba por mi casa a despertarme para ir a trabajar.
Lucas, hasta pronto y buen viaje.