¿Que significa la emergencia alimentaria?


Joakito-. Mientras el secretario de la cultura nacional no sabe que significa y pide que "alguien me diga exactamente qué es emergencia alimentaria, qué es lo que quiere decir técnicamente y prácticamente. Porque parece que en Argentina medio país se estuviera muriendo de hambre" miles de argentinos asisten diariamente a comedores populares y escolares, cuando Argentina es potencia mundial en producción de alimentos.
Hay que señalar, para empezar, que a pesar de que el macrismo se ufana de haber mantenido los planes sociales y de aumentar el monto que perciben -lo cual es cierto- esto no alcanza debido a la fuerte devaluación y su consecuente impacto en la suba del precio de los alimentos. Pero a su vez, tal como señala un estudio de los tantos centros de estudios que tiene la  UBA  en el periodo de diciembre 2015- diciembre 2018 el presupuesto para comedores escolares bonaerenses, que entrega el gobierno, quedó 30 puntos abajo de la inflación, mientras que los del interior del país quedaron 100 puntos abajo. Señala también que esto sucede "en el contexto actual de mayor demanda alimentaria por el incremento de la pobreza y el desempleo. Es decir, las transferencias otorgadas han sido menores al incremento producido en el valor de los alimentos. Esta reducción ha implicado un ahogamiento de los gobiernos provinciales, que cuentan con menores fondos (en términos reales) para afrontar una demanda creciente".Finaliza sosteniendo que la tendencia a la baja de la asistencia alimentaria “se agudizará” por los efectos de la inflación que viene. La suba de precios, recordemos, será producto de la devaluación por la corrida del dólar que llevaron adelante bancos, grandes empresarios y terratenientes después de las PASO.

Ahora bien, si tenemos presente, que esta no es la primer devaluación del peso, y que la ley de emergencia alimentaria, deja mucho que desear, no por su contenido, sino más bien por la carga demagógica que lleva encima: son los mismos diputados y diputadas -incluidos los de Entre Ríos- que aprobaron el recorte a las jubilaciones a finales del 2017 y poco antes el acuerdo del gobierno nacional con los fondos buitres, dinero esté, que podría haber sido utilizado para mejorar las partidas nacionales del Ministerio de Desarrollo Social. Sin embargo, más allá de las consideraciones políticas, es saludable que se haya aprobado la emergencia alimentaria, sobre todo si tenemos en cuenta, que según los números oficiales, el consumo de leche -alimento básico, sobre todo en la niñez- es de los más bajos que se presentan desde el año 2001. Y también debido al alto riesgo de malnutrición que hoy afecta a muchos niños y adolescentes que concurren a comedores comunitarios infantiles.
La ley aprobada por el congreso nacional, que fue acompañada por la mayoría de las organizaciones sociales, contempla la creación de un Consejo Nacional de la Emergencia Alimentaria, integrado por tres representantes del gobierno nacional y tres de los movimientos sociales, para garantizar los requisitos nutricionales de niños, niñas y jóvenes ce cero a 14 años de edad en situación de vulnerabilidad que padezcan de desnutrición o malnutrición. Por otra parte, este Consejo Nacional, deberá elaborar un mapa territorial que identifique rápidamente, las situaciones vulnerables y ofrecer estrategias alternativas así como fortalecer los programas alimentarios, suministrando de manera directa y sistemática los alimentos.
La ley aprobada sostiene que debe otorgarse un aumento mínimo del 50 por ciento de las partidas presupuestarias correspondientes a políticas públicas nacionales de alimentación y nutrición. y que “concierne al Estado Nacional garantizar en forma permanente y de manera prioritaria al derecho a la alimentación y la seguridad alimentaria y nutricional de la población de la República Argentina, según lo establece la Ley 25.724 que crea el Programa de Alimentación y Nutrición Nacional”. La declaración de la emergencia alimentaria tendrá validez hasta el año 2022 y prevé que cada tres meses deberá aumentarse las partidas presupuestarias en relación a la inflación y la Canasta Básica Alimentaria. Cabe destacar, que el Programa de Emergencia Alimentaria ya había sido aprobado en el año 2002, durante la presidencia provisional de Eduardo Duhalde.
Habrá que ver, los mecanismos y recursos para que esta Emergencia Alimentaria se aplique, y lo que es más importante, de que manera, esta se aplica en las provincias y en los municipios, quienes son los que afrontan la realidad alimentaria de sus ciudadanos de manera directa.