HISTÓRICO GOLPE A LA PATRIA CONTRATISTA

HISTÓRICO GOLPE A LA PATRIA CONTRATISTA
Por primera vez, se le permite a la prensa oficialista hablar de ellos


SACÁ EL BLOQUEO DE PUBLICIDAD EN NOTICIAS ER

SACÁ EL BLOQUEO DE PUBLICIDAD EN NOTICIAS ER
Los bloqueadores de publicidad no solo impiden nuestro trabajo, nuestra inversión en tiempo y plata, nos quitan independencia y TE ROBAN TUS DATOS DE NAVEGACIÓN .

¿No es hora de pensar otro sistema político?

Joakito-.Después de las PASO, en la que el macrismo demostró una gran incapacidad para gobernar y la oposición un vasto oportunismo político, bueno sería empezar a repensar el sistema de representación política en la Argentina. ¿Es posible salir del presidencialismo? ¿ Es posible pensar en un sistema parlamentario?
En toda América Latina desde México a la Argentina, se adoptó el modelo presidencialista, y se ha visto que a toda Latinoamérica le ha ido mal con presidencialismos interrumpidos, impotentes o fracasados.
En el año 2003 en las campaña electoral  cuando en el libro "Después del derrumbe. Teoría y práctica de la política de la Argentina que viene" Néstor Kirchner proponía "incorporar a la agenda" el debate en torno a un cambio de sistema para superar "la rigidez del presidencialismo" que "no permite el cambio ante situaciones de crisis". Es más, también agregaba como dato que de "veintidós democracias estables existentes en el mundo, tomando como parámetro aquellas que han durado cincuenta años o más ininterrumpidamente, veinte son parlamentarias". Incluso años antes, apenas recuperada la democracia, Alfonsín cuando funda e integra el Consejo para la Consolidación de la Democracia, encabezado por Carlos Nino y compuesto por un grupo de notables, propuso el establecimiento de un modelo semiparlamentario y  en la Convención Constituyente de 1994, se produjo un debate entre los que estaban a favor y los que estaban en contra de una reforma en el sistema de gobierno. Por eso quedó un híbrido, con una figura incierta como la del Jefe de Gabinete.

En principio, hay que marcar las diferencias entre uno y otro sistema de representación política, que no son lo mismo, pero ambos son sistemas democráticos, la gran diferencia está en que en el parlamentarismo el Poder Ejecutivo se integra por un Presidente o Jefe de Estado, con limitados poderes, y un gobierno designado por el Parlamento, al que en cualquier momento puede censurar.

En el presidencialismo, en cambio, el Jefe de Estado y de Gobierno coinciden en la misma persona, no son objeto de censura parlamentaria y el Poder Legislativo se limita al ámbito de la elaboración de leyes. Es decir que la diferencia central se encuentra en la responsabilidad. En el parlamentarismo, el mal desempeño es motivo de alejamiento del primer ministro, elegido sin plazo para gobernar.
Los críticos al presidencialismo sostienen que este no es un buen sistema porque confunde al Jefe de Estado con el Jefe de Gobierno y éste, cuando es electo, se siente dueño del poder, circunstancia desgraciada que sobre todo en estos días, se puso en evidencia mediante las peores y más gravosas desnaturalizaciones cívicas o ciudadanas.

Por otra parte, hay que decir que el parlamentarismo es un sistema de gobierno de responsabilidad a plazo incierto, ya que, si es elegido un Jefe de gobierno irresponsable, por voto de desconfianza es desapoderado sin más. En el presidencialismo, en cambio se ve un sistema de fácil irresponsabilidad a plazo cierto. En efecto, elegido un presidente incompetente, inhábil o corrupto, sólo por un prolongadisimo, traumático y laberíntico proceso de acusación/destitución, será posible desplazarlo.
Por otro lado, la separación de la jefatura de gobierno de la jefatura de Estado (algo que, en el presidencialismo, se confunde en la misma persona debido al exceso de su sobre empoderamiento), propicia la adopción de otros atributos del sistema parlamentario,una burocracia más  profesionalizada, más simplificada, más transparente y menos cara.
Cuando se afirma que Argentina no puede adoptar el parlamentarismo porque no tiene partidos políticos (es muy interesante al respecto el art. 38 de la Constitución), sino meras agremiaciones de intereses variados y personales, sin ideologías definidas, se ignora precisamente que probablemente, Argentina no tiene partidos políticos porque nunca adoptó un parlamentarismo propio.

Nosotros leemos ésto: