HISTÓRICO GOLPE A LA PATRIA CONTRATISTA

HISTÓRICO GOLPE A LA PATRIA CONTRATISTA
Por primera vez, se le permite a la prensa oficialista hablar de ellos


SACÁ EL BLOQUEO DE PUBLICIDAD EN NOTICIAS ER

SACÁ EL BLOQUEO DE PUBLICIDAD EN NOTICIAS ER
Los bloqueadores de publicidad no solo impiden nuestro trabajo, nuestra inversión en tiempo y plata, nos quitan independencia y TE ROBAN TUS DATOS DE NAVEGACIÓN .

La corrupción como arma electoral




Gerardo Pressman-.  La corrupción dejó de dar asco a una sociedad que se ha vuelto cínica. Todos saben que hoy por hoy, corrupción hay en todos los partidos, pero se usa como arma electoral.

Lo peor es que los medios de comunicación, en su inmensa mayoría, se pliegan a este desdoblamiento moral: el mismo acto de corrupción puede ser visto de manera amable como "conflicto de intereses" (tal como llama la prensa macrista a la corrupció del PRO) o el ridículo "se robaron un PBI" cuando se trata de los kirchneristas.
En el medio, el desprestigio de Comodoro Py o su sucursal subdesarrolllada, la Procuración de García SRL; en Entre Ríos, que mandan primero la denuncia al Bobetín Oficial y luego si se acuerdan la presentan. Lo mismo y a la inversa, pasa con lo bueno de uno u otro.
Esta degradación de la política se ha vuelto un negocio, especialmente para periodistas sensacionalistas, monjes negros de Tribunales, y políticos sin formación. Se mueven en un escenario de trincheras, donde lo malo del otro se resalta y lo malo de uno se esconde.
En el medio, una justicia inservible que se oponen a cualquier cambio. Los que ven con esperanzas el Juicio Por Jurados deberían recordar que el gobernador Bordet lo prometió junto a la reforma política para el primer año de su primer mandato. Todavía esperamos.

La corrupción como arma electoral tiene un tinte clasista y hasta racista. Se podría resumir en que "los ricos no roban cuando gobiernan", falacia totalmente ingenua. Pero además, la acusación de corrupción rápidamente se extiende a una cultura política, como es en el caso del peronismo. Esto podrìa comprenderse en el marco de la hegemonía cultural del progresismo individualista, que hasta tiene su pata "de izquierda" porque históricamente y salvo la excepción de Menem, el peronismo tuvo un tinte estatista. O más estatista que sus adversarios. Y para la ideología neoliberal, el Estado es sinònimo de corrupciòon, excepto cuando sus bancos y empresas quiebran. Ahì corren a pedirle ayuda a papà Estado (ver el caso de la familia Macri).

Esto no quiere decir que no haya ni hay corrupciòn y es tarea de la justicia investigarla oportunamente y no de manera oportunista. Pero englobar a todo un movimiento polìtico, al que respalda casi la mitad de la poblaciòn, es utilizar  la corrupción como arma electoral, lo que pone en duda el verdadero interés en una mayor transparencia institucional. Y pone en duda el verdadero espíritu republicano de quienes engloban a los votantes del peronismo como corruptos o sus variantes: vagos, negros mantenidos, etc. Porque de esta manera  deslegitima a una parte de la población que no piensa como esa persona. El caso de Caerriò es casi el colmo del antirepublicanismo, bordeando a veces el fascismo.

Nosotros leemos ésto: