El "arrepentido" es un fracaso de la justicia


Joakito-. Laura Etcharren, es socióloga, investigadora y especialista en Narcotráfico y organizaciones criminales como Las Maras centroamericanas. En esta entrevista nos habla acerca de la figura del "arrepentido" en los casos de narcotráfico y defiende las leyes de narcomenudeo provinciales.

Twiteaste acerca de la negligencia judicial en relación a los "arrepentidos" en el caso del intendente de Itatí en Corrientes ¿Podes desarrollarnos la idea? 

La figura del "arrepentido" es el fracaso de la justicia. Es sin duda, el manifiesto de un encuadro de investigación criminal deficitario en donde no se puede avanzar si no es a través de la declaración de un sujeto que haya estado dentro del circuito de la corrupción u otro delito como el narcotráfico.
Desde mi punto de vista la figura del "arrepentido" es un doble oportunismo. Por un lado, de la justicia deficitaria en materia de trabajo e investigación, y por otro lado, del sujeto que dice "arrepentirse" para negociar la pena. Y la pena no se negocia. Negociar la pena es negociar impunidad. El "arrepentido" es una contradicción con el discurso mediático "el que las hace las paga", o "vamos contra las mafias"

Se usó mucho la figura de "arrepentidos" con los casos de corrupción ¿No pensas que es parte de una maniobra de meter presos a determinados personajes sea como sea?

La figura del "arrepentido" es el fracaso de la justicia. Es sin duda, el manifiesto de un encuadro de investigación criminal deficitario en donde no se puede avanzar si no es a través de la declaración de un sujeto que haya estado dentro del circuito de la corrupción u otro delito como el narcotráfico.
Desde mi punto de vista la figura del "arrepentido" es un doble oportunismo. Por un lado, de la justicia deficitaria en materia de trabajo e investigación, y por otro lado, del sujeto que dice "arrepentirse" para negociar la pena. Y la pena no se negocia. Negociar la pena es negociar impunidad. El "arrepentido" es una contradicción con el discurso mediático "el que las hace las paga", o "vamos contra las mafias". Si estás a favor, como lo estoy, de la ley de extinción de dominio, jamás puedo estar a favor de la ley del "arrepentido". No se negocian bienes, no se negocia la pena. Los oximoron en el aparato legal siempre fueron funcionales al delito.
El intendente de Itatí aprovechó los beneficios selectivos de la justicia para los delincuentes. Alegan que el intendente no traficaba, como si traficar droga fuese el único rol que tiene el circuito narcótico. Si das connivencia, sos parte del universo del narcotráfico. Ahora, desde el Gobierno se indignan porque el operativo sobre Itatí fue del Ministerio de Seguridad de la Nación, pero el intendente terminó haciendo lo que muchos hicieron en esta dicotomía, amigo enemigo. El caso acá, es que ven que su trabajo se trunca. El "arrepentido" les sirve a quienes lo fomentan cuando el mismo va contra lo que ellos quieren.  Sería un tema acomodaticio. Les sirvió para temas de corrupción pero acá se les dio vuelta.
Algo que es importante destacar en relación al intendente de Itatí y Corrientes. Corrientes es la provincia más compleja de la Región del NEA en materia de Narcotráfico y con un importante apoyo del Gobierno Nacional. El operativo de Itatí había sido un avance para comenzar a tocar la matriz subterránea del narcotráfico en la provincia. Una provincia en la cual, el ex Gobernador Colombi, aún no explicó las razones por las cuales intentó impedir un allanamiento por drogas en Goya. El acuerdo del intendente de Itatí con la justicia, destruye el avance sobre una de las líneas de la matriz subterránea del narcotráfico en Corrientes. Si el Narcotráfico sabía que faltaba mucho para tocarlo, ahora sabe que falta muchísimo más. Sumado que los narcotraficantes, en Argentina con un poder no jerárquico sino dividido en nodos o células, son los que hacen la inteligencia que no se hace desde el Ministerio. Y finalmente, todo el cuento de los "arrepentidos" viene también a mostrar que Argentina absorbió el disparate de Estados Unidos y la DEA. Que es que la lucha contra el Crimen Organizado no se puede dar sin sapos y "acuerdos de cooperación". Algo que terminó siendo funcional al universo de la narcocriminalidad que creció y mutó. Es que tal vez, el negocio sea que el Narcotráfico siempre permanezca para mantener la estructura del lavado de activos. Un delito federal amparado en instituciones bancarias y financieras que en USA permanecen intactas. En Argentina, especialmente en estos últimos 3 años, el discurso estadounidense penetró fuertemente. Siendo el país del norte, la revelación del fracaso de la lucha contra las drogas. Y ese fracaso se mide en el consumo de estupefacientes. País que atraviesa la epidemia por el consumo de opiáceos, un escandaloso consumo de heroína, pero no va sobre la génesis de la industria farmacéutica. Es decir, USA no construyó carteles propios pero dejó penetrar todo el veneno producido por los mismos.

A casi cuatro años del gobierno de Cambiemos ¿Avanzó algo la persecución al "narcotráfico", tal como ellos plantearon en campaña en el 2015?
·

Sobre el tema de la lucha contra el Narcotráfico, si antes estábamos lejos de una vía de abordaje, ahora lo estamos aún más.  Si bien Cambiemos reconoció la problemática sin minimizar a estado de sensación y tránsito, la política de lucha es meramente reactiva. Es decir, de sola incautación, en donde la gran diferencia de volumen de sustancia, en relación al mercado de la marihuana, lo hace con la droga "enfriada". Un método ya trillado que en frontera, los vecinos, lo llaman el "cuento del tío". Es un Ministerio sostenido por Slogans que se desmoran en las acciones contradictorias. Ejemplos: Reducir la Secretaría de Fronteras a Subsecretaría. Trasladar a las fuerzas federales, casi en un 60% a CABA, Conurbano, Rosario para realizar trabajos de Narcomenudeo. No tener un Director de Inteligencia Criminal en una de las áreas claves del Ministerio. No dar con el mercado de la cocaína colombiana. Y menos aún con el de la marihuana colombiana. Abordar el bastión de la cocaína en CABA (Villa 1-11-14) dominada por peruanos (segundo mercado de cocaína que absorbemos) y detener paraguayos y secuestrar marihuana. No dar con la cantidad de cocinas de estiramiento que hay en el país. Dejar a una Ciudad como Clorinda por fuera de los puestos de control y vigilancia. Comprar 2 lanchas de guerra para la hidrovía cuando no sirven para patrullar.
Tenes una política reactiva cuantitativa. Y toda incautación se celebra porque es droga que no llega a los barrios para abastecer los puntos de venta droga. Pero esa política fracasó en el mundo. El viraje debe ser proactivo y para eso, necesitas inteligencia criminal.  El tema es que los laburos de inteligencia no son para marketing.
Se paso de un estado de sensación a un estado de incautación. A una negación de la penetración del narco en el país, a una aceptación del problema en una lucha, inédita en el mundo, sin derramamiento de sangre, ni de un lado, ni del otro.
Hay más muertos y más situaciones de bala en el interior del país por tema de hurtos y robos, que en la frontera. Lugar en el cual, comienza la seguridad de un país.

La mayoría de los operativos que se difunden son de secuestro de marihuana, sin embargo, es algo que se sigue consumiendo ¿Qué opinas sobre quienes plantean que la solución pasa por la despenalización?
En cuanto al tema de la despenalización, en Argentina está penada la tenencia, no el consumo. Liberar el mercado con fines recreativos puede tener un efecto paradojal porque no hay educación al respecto. Hay un capital cultural muy débil y una percepción simbólica sobre los daños que produce el consumo de marihuana. Cuando es baja la percepción de daños en la salud, aumenta el consumo. Y los efectos no son iguales en todos los consumidores. Por eso, debemos ser muy cuidadosos, incluso con el tema del cannabis medicinal. Ahí debe existir una rigurosa línea médica de prescripción porque en algunos países del mundo hay ejemplos que el cannabis medicinal es el velo para el consumo recreativo. Y cada caso es para estudiar, ver y acompañar desde el conocimiento. Sin etiquetas. Con el rigor científico y con la investigación necesaria. En Argentina aún tenemos que diagramar una matriz educativa en donde la prevención sea la estrategia. La despenalización tampoco le hace daño al negocio del narcotráfico porque su columna vertebral es el lavado de activos. La droga es un medio, y vienen drogas mucho más rentables que la marihuana, como ser la cocaína de alta pureza y las drogas de síntesis que viene a reemplazar a las anteriores. Pero todo se inicia, en la legalidad del alcohol. A partir de una droga legal, que se agota por decantación, se inicia la vorágine de consumos que se van decantando en ese proyecto de muerte que es la droga.

En Entre Ríos, a partir de la sanción de una ley de narcomenudeo la mayoría de los presos por tráfico de drogas han sido detenidos con cantidades ínfimas de sustancias, da la impresión de ser una ley a medida de las grandes bandas ya que agarran a los pequeños ¿Qué opinión te merecen estas leyes provinciales?

Defiendo profundamente la lucha contra el Narcomenudeo porque una de las razones por las cuales se consagró el narcotráfico en el país, es por la instalación del narcomenudeo en los barrios. En el caso puntual de Entre Ríos, la desfederalización no se acompaña aún con una instrumentación de abordaje concreta a los puntos de venta. Eso hace que muchos de los detenidos tengan cantidades menores y aún no se haya ido por las estructuras de venta, que las hay y muchas.
Córdoba instrumentó la lucha con la Fuerza Policial Antinarcotráfico. Río Negro con la Secretaría de Narcocriminalidad. Formosa con la Subsecretaría de Narcocrimen. Jujuy con la Agencia de Delitos Complejos. Son provincias que desfederalizaron, excepto Río Negro, pero que trazaron una matriz conforme a sus realidades.
En el caso de las provincias mencionadas que desfederalizaron, la creación de los fueros de lucha es fundamental porque hay sentencias de hasta 6 años y también decomiso de bienes.
El Narcomenudeo muchas veces no se mide por la cantidad sino por la calidad. Por la representación social y delictiva. Cada foco de droga que se cierra genera más seguridad, más presencia del estado, menos droga. Al narco le recortas una estructura.
Las luchas contra el Narcotráfico y el Narcomenudeo son complementarias no antagónicas. Y fijate que los operativos de Narcomenudeo han crecido fuertemente en las provincias porque las fronteras no son seguras. Entonces, la lucha contra el Narcomenudeo no tiene techo y es la forma que muchos gobernadores encontraron para proteger a sus provincias.