Basura ¿Importada o Nacional y popular?


Joakito-. ¿Qué significa que Argentina empieza a importar basura? ¿Conviene o no al circuito económico?

Todos los países ricos del mundo -que son los principales productores de  basura- vendían su basura a los países asiáticos, fundamentalmente a China, ya que es mas barata exportar la basura que tratarla en el lugar de origen. Con China fuera del mercado, en el que predominó desde hace 25 años, se abren muchas posibilidades de negocios y de mejoramiento de determinados puestos de trabajo.
Todo el plástico que China ya no compra, no tanto por una cuestión de ética ecológica, sino más bien, por su política de abrirse cada vez más a occidente- se está acumulando alrededor de los países de Europa y en Estados Unidos, ya que es mucho más fácil y económico, exportar la basura que tratarla en el lugar de origen.

El plástico no es fácil de reciclar, y es ahí donde China resolvía los problemas ya que , China hizo que el reciclaje de plástico -en términos comerciales- funcionara, ya que son los principales fabricantes de ropa y otros bienes sintéticos baratos -industrias que tienen al plástico como insumo.
Estamos hablando, en términos netos de una industria mundial de 200.000 millones de dólares. China, compraba sobre todo los residuos plásticos, para darle valor y desarrollo a otra industria: la de la resina.
En Argentina, se produce por días casi 45 mil toneladas de basura. Según el CEAMSE -empresa estatal privatizada que opera en Buenos Aires- entre toda la basura que ellos tratan, sólo el 13% es plástico, por lo que ante la negativa de China a seguir comprando basura es la oportunidad ideal para poder desarrollar seriamente la industria de la basura.
¿Por qué no podemos desde Argentina, tratar el plástico y vendérselo a los chinos para que puedan tener los insumos para hacer zapatillas Nike, o remeras Lacoste en México?
El decreto nacional 591/2019, por el que se modifica la Ley de Residuos Peligrosos 24.051, que es del año 1992, permite que entren al país para que las empresas importen determinadas sustancias y objetos procedentes de otros países, que puedan ser utilizados para otras finalidades o para los que exista un mercado o demanda específica.

Si dejamos por un momento la cuestión ambiental -aunque hay que señalar que Argentina no trata de manera adecuada sus residuos, ya que directamente la entierra- y nos detenemos en analizar esta medida desde un punto de vista económico, este decreto nacional no es malo, ya que abre la puerta para que determinadas empresas puedan dedicarse a trabajar con estos insumos, no sólo que se generaran nuevos puestos de trabajo, sino que a su vez, dejaríamos de entender a la basura como tal y la veríamos como un un recurso.
Por otra parte, también sirve como un incentivo, para concientizar ecológicamente qué hacemos con nuestra propia basura, y de esta manera poder impulsar con mas fuerza el separamiento de residuos en origen y ayudar a que mejoren las condiciones de trabajo de quienes viven de la recolección y reciclado de la basura. Hay que tener en cuenta, que según el decreto mencionado, no se estaría importando basura a granel y no está dirigido a la basura diaria sino, tal vez, a un insumo para determinado proceso industrial.
Por eso llama la atención que desde la Federación Argentina de Cartoneros, Carreros y Recicladores sostenga su oposición al sostener que "si la industria necesita, que vengan y nos compren los materiales a nosotros", porque si las industrias que se dedican a tratar la basura -sobre todo el plástico y el papel-  les sigue comprando solamente a ellos, no sólo que seguirán en condiciones precarias de trabajo, sino que a su vez al no tener "competencia" bajaran el costo de este insumo.