HISTÓRICO GOLPE A LA PATRIA CONTRATISTA

HISTÓRICO GOLPE A LA PATRIA CONTRATISTA
Por primera vez, se le permite a la prensa oficialista hablar de ellos


SACÁ EL BLOQUEO DE PUBLICIDAD EN NOTICIAS ER

SACÁ EL BLOQUEO DE PUBLICIDAD EN NOTICIAS ER
Los bloqueadores de publicidad no solo impiden nuestro trabajo, nuestra inversión en tiempo y plata, nos quitan independencia y TE ROBAN TUS DATOS DE NAVEGACIÓN .

Pensar la vejez


Joakito-. Más allá de las responsabilidad de quienes golpearon y causaron la muerte a un viejo en las afueras de un supermercado, lo ocurrido debe servir para que podamos entre todos tomarnos en serio el asunto de la "vejez" y sobre cómo tratamos a nuestros viejos
La vejez es un concepto abstracto, considerado como una etapa de la vida, aunque para otros es una construcción socio-antropológica. Existió un tiempo donde era común considerar a la vejez como una etapa de la vida de las personas que los hace merecedores de respeto y consideración, y es frecuente la imagen del anciano cuya experiencia hay que valorar y del "viejo sabio" de quien se puede aprender: Los consejos de ancianos en las sociedades premodernas, el senado en el imperio romano e incluso las históricas proféticas de la biblia ofrecen una imagen positiva de la vejez.
Pero ser viejo también significa deterioro, enfermedad, discapacidad y dependencia -a excepción de determinados países desarrollados que cuentan con un buen sistema de seguridad social- de la familia. Actualmente, la vejez no sólo ha perdido ese rol decisorio y respetable, sino que el adulto mayor transita su vejez de un modo diferente a la vivida por sus padres y abuelos; lo cual genera incertidumbre, que unida a un rol familiar distinto al que imaginó, en muchos casos es causa primera de exclusión.

Todos vamos a ser viejos algún día, por lo que es necesario volver a pensar la vejez. El envejecimiento poblacional constituye en la actualidad un centro de atención a nivel internacional, problemática ésta de la que difícilmente queda exonerada alguna sociedad del planeta.
Viejos han existido en todas las épocas, pero el envejecimiento poblacional es un fenómeno nuevo y poco conocido. Debido al aumento de la esperanza de vida y a la disminución de la tasa de fecundidad, la proporción de personas mayores de 60 años está aumentando más rápidamente que cualquier otro grupo de edad en casi todos los países. El envejecimiento de la población puede considerarse un éxito de las políticas de salud pública y el desarrollo socioeconómico, pero también constituye un reto para la sociedad, que debe adaptarse a ello para mejorar al máximo la salud y la capacidad funcional de las personas mayores, así como su participación social y su seguridad.
Para los demógrafos, una sociedad envejece cuando los mayores de 60 años superan el 7% de la población total. En la Argentina el envejecimiento demográfico es una tendencia que se observa desde la década del setenta. Según el Censo Nacional de Población de 2010 el porcentaje de población de 60 años o más era de 13,4%; de acuerdo a la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) integra junto a Cuba y Uruguay el grupo de países de envejecimiento avanzado de la región. Pero si decimos que el envejecimiento demográfico es un fenómeno dinámico que está en continuo desarrollo, entonces vemos que el Estado argentino no está a la altura de las circunstancias ya que hay muy pocas acciones que dispongan de nuevas estructuras, incrementen las capacidades y reasignen los recursos que posibiliten enfrentar exitosamente los desafíos que este envejecimiento impone. 

El tratamiento morboso y amarillista que se le dió a la muerte del anciano que se llevó de un supermercado un chocolate y un pedazo de queso da cuenta de esta falta de acciones por parte del estado, y de cómo una sociedad trata a sus viejos.
Es necesario empezar a cambiar nuestra mirada sobre la vejez como así también generar espacios de aprendizaje en los que se brinde información científica y se reflexione sobre distintos aspectos del envejecimiento, como la sexualidad, el tiempo libre o un cambio de vivienda, para que entre todos se pueda hacer una lectura de la realidad sobre lo que significa ser viejo.

Nosotros leemos ésto: