EL HORROR, EL ERROR Y EL AUSENTISMO



Jorge Giacobbe-. Tres meses consecutivos de Mauricio Macri al alza y estancamiento de Cristina Kirchner. Ambos se suben al ring muy parejos en términos de imagen positiva, aunque ella posee algo más de negativa.

 Las preguntas “Quiero que Juntos por el Cambio gane/pierda” y “Quiero/no quiero que el kirchnerismo vuelva al poder” desnudan la verdadera capacidad de cada campamento, sobre todo como herramientas “en contra de”.
El horror de los unos por los otros emparejó las cosas.
A días de los comicios, los resultados finales de las PASO están en manos de pequeños factores que, si bien no pueden producir un gran cataclismo, pueden mover los números para un lado u otro, y condicionar el clima hacia octubre. El error muestral, los indecisos y el ausentismo son factores a considerar. La distancia entre las dos principales fórmulas se redujo los últimos tres meses, mostrándose hoy en 1.5% (40% a 38.5%) a favor de Fernández-Kirchner. Considerando el margen de error muestral (+/-2%) el valor de Fernández/Kirchner puede oscilar entre el 42% y el 38%, mientras que el valor de Macri/Pichetto puede oscilar entre 40.5% y 36.5%. Existe todavía casi 4% de indecisos.
Disgustados con todos, éstos ciudadanos decidirán a último momento si se meten dentro de la discusión principal, se fugan por otras opciones, o esperan a octubre. El nivel de ausentismo puede llegar a distorsionar los resultados. Las PASO representan, para algunos ciudadanos, un fastidio enorme.

En las del 2015 el nivel de ausentismo resulto 6%. Para las de 2019 nuestras encuestas registran entre 1% y 3% de ausentismo, dependiendo la pregunta, pero creemos que puede ser más. Cuanto más se parezca a aquel 6%, mayor puede ser el impacto sobre el voto de Mauricio Macri.
Finalmente es cierto que no tendremos un tercero tan potente como muchos creyeron ver durante todo este año. José Luis Espert y Roberto Lavagna se disputan el tercer puesto con pequeños porcentajes. El economista liberal se muestra por encima del peronista por apenas 1.5%, diferencia que está sujeta también al error, ausentismo e indecisos. Las candidaturas de Juan José Gómez Centurión y Nicolás Del Caño, votos de culto, pelean por mantenerse por sobre el 1.5% necesario para poder participar en octubre.
Recordemos que estas ofertas pertenecen a espacios que carecen del aparato de fiscalización necesario para defender sus boletas durante la elección.
En muchos casos, van con boletas con cuerpos incompletos. Esto complejiza mucho el apoyo.

Estas elecciones tienden a parecerse a las del 2015 más polarizadas y sin un tercero potente.
Los resultados generarán clima. Si la diferencia es amplia, miedo a que el kirchnerismo vuelva al poder, e impacto en el mercado financiero. El corazón de la elección se trata de “Macri vs Cristina” y nada desvía la atención del electorado sobre ellos.
El juego de los maquillajes, mutaciones, candidatos importados, moderaciones y ocultamientos han funcionado poco hasta ahora. Finalmente resulta que, por un lado Mauricio es Macri, y Pichetto es Mauricio. Por otro que Cristina es Kirchner y Alberto es Cristina.