El espanto



 Martín Vázquez-. La catástrofe social, la debacle económica y el sectarismo de la pandilla de delincuentes financieros que nos gobierna como país, está terminando. Le sucederán varios períodos presidenciales del peronismo y lo más probable es que el PRO desaparezca, al igual que la UCR.
El problema es que el sufrimiento que están causando a la gente común para robarse lo poco que queda en el país y fugarse al exterior, es enorme.



Una camarilla que componen mafiosos, idiotas del new age y los viejos monigotes de la derecha, se apoderó del país, lo endeudó por 100 años, lo dejó en default, duplicó la pobreza, la miseria y la inflación, triplicó el desempleo, bajó los salarios de los jubilados y dejó que los grandes pulpos del comercio esquilmaran a la gente con el precio de los alimentos, los medicamentos, el transporte. MIentras tanto, robaron como nunca en las empresas de servicios públicos con tarifas impagables, inundaron el mercado con papelitos de colores que los bancos cambiaban por dólares y ahora el pueblo es el que les debe a los bancos. Una descomunal estafa seguida de un discurso cínico sobre la corrupción ajena, una fascismo primitivo que agravó la criminalidad, degradó aún más la Justicia y colapsó el sistema penitenciario, mientras los narcopolicías de María Eugenia Vidal se enfrentaban a tiros a los narcopolicías de Patricia Bullrich.

¿Qué hacer?
Por ahora, ni el Congreso ni el Poder Judicial, que son quienes deberían actuar con urgencia para frenar este saqueo ante la inminente cárcel de los políticos de Cambiemos unan vez huyan de sus despachos.
La gente, el pueblo, tendría que exigirle a la Corte Suprema que obligue al Presidente de la Nación, primero a trabajar un mínimo de 6 horas seis veces a la semana,.Segundo, que deje de cometer tantos fraudes financieros.
Mientras tanto, habría que movilizarse para que el Congreso por ley decrete feriados bancario hasta el recambio presidencial, luego terminar con la intervención ilegal del Banco Central y designar con suma urgencia personas honestas, además de retirarle los pliegos a las embajadores ante los EEUU, UE, FMI y los países con paraísos fiscales como Panamá, Seychelles, Inglaterra, etc. Luego, desginar gente proba y competente

Nosotros leemos ésto: