Chanchos y vacas

Rolando Revagliatti-.

Las margaritas que arrojaron a tus chanchos
mis vacas se las comen.


Puede que el saber no ocupe lugar
No así la fe:
la fe ocupa lugar. 

De rodillas y contrito
arribaré más bajito.