¿Por qué Paraná no es como el resto de las capitales? Parte II



El Arquitecto-. En esta segunda parte de la nota, acerca de por qué Paraná no está a la altura de las demás capitales del país, en esta oportunidad me referiré al transporte público de pasajeros.

En Neuquén, por citar un ejemplo, desde que se implementó el metrobus y a pesar de que es mas caro el pasaje que en Paraná, se aumentó en un 8 por ciento promedio los pasajeros que utilizan el servicio de transporte público. Ya he hablado en otras oportunidades, acerca de las ventajas que conlleva la concreción de metrobus en las ciudades, sin embargo, el transporte público de pasajeros es algo más amplio que el servicio urbano de colectivos, de todas maneras, hay que decir que pese al anuncio realizado por el gobierno nacional y municipal respecto de avanzar con la obra de Metrobus, actualmente no son muchas las ciudades que cuentan con este servicio: entre otras se pueden mencionar, la citada Neuquén -el tramo 1 y el segundo tramo a inaugurarse en agosto- Mar del Plata, Florencio Varela, Morón, Quilmes, entre otras.
Ahora bien ¿Qué es, en definitiva, el sistema de transporte público de pasajeros?
Según un estudio de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Cuyo, el transporte público de pasajeros puede ser clasificado en función de la tecnología utilizada – únicamente – aun cuando también se tomen en cuenta las características del derecho de vía y su tipo de operación.
Estas clasificaciones se presentan incluyéndose dentro de éstas las clasificaciones básicas y la definición de los componentes físicos del sistema. Los diferentes medios de transporte urbano pueden ser clasificados por el tipo de servicios que prestan o por el volumen de viajes que manejan.
Según el servicio que prestan, se diferencian: el transporte privado (operado por el dueño de la unidad, circulando en la vialidad proporcionada, operada y mantenida por el Estado. Automóvil, bicicleta, motocicleta, peatón. Tracción animal o el animal mismo); el transporte de alquiler (utilizado por cualquier persona que pague una tarifa en vehículos proporcionados por un operador, chofer o empleado, ajustándose a los deseos de movilidad del usuario. Taxis, remis, Uber. Servicios de repuestas a la demanda: servicios contratados); y, el transporte público (sistemas de transportación que operan con rutas fijas y horarios predeterminados y que pueden ser utilizados por cualquier persona a cambio del pago de una tarifa previamente establecida). Las dos últimas modalidades son las que integran el transporte público urbano.
A partir de esta clasificación, es que podemos establecer el por qué, Paraná, no tiene un buen sistema de transporte público de pasajeros, ya que nunca - a excepción del último gobierno municipal, que estableció determinadas reglas- se establecieron las bases para ordenar el tránsito en general y el transporte público de pasajeros.

Cuando uno define un sistema de transporte público de pasajeros para la ciudad debe tener en cuenta  tres elementos físicos: los vehículos (unidades de transporte, su conjunto se describe como parque vehicular en el caso de autobuses o trolebuses y equipo rodante para el caso de transporte férreo, la unidad de transporte, es decir, un solo vehículo o un agrupamiento de vehículos que formen un tren
y operen conjuntamente como uno solo); la infraestructura (derecho de vías en que operan los sistemas de transporte, sus paradas y/o estaciones. Estaciones normales, terminales, puntos de trasbordo, garajes, depósitos, encierros o patios, talleres de mantenimiento y reparación. Sistemas de control: detección, comunicación, señalización. Sistema de suministro de energía.); y, finalmente la red de transporte (compuesta por las rutas de los autobuses, los ramales de los sistemas de colectivos y minibuses y las líneas de trolebuses, tren ligero y metro que operan en una ciudad)
Una vez que el municipio establezca estas prioridades, recién ahí se podrá empezar a regular el transporte público de pasajeros sobre todo realizando una correcta evaluación del servicio prestado.

¿Cómo evaluar el sistema de transporte público de pasajeros?

El municipio debería crear una mesa de trabajo efectiva que se dedique a medir distintas parámetros que sirven para evaluar la eficiencia del sistema. A saber: frecuencia de servicio, cantidad de unidades que prestan el servicio de transporte durante un período de tiempo; el intervalo entre unidades (tiempo que separa a dos unidades del mismo recorrido); el tiempo de Espera Unidad (período de tiempo que pasa un ómnibus en su terminal o control auxiliar entre el cumplimiento de un servicio -hora de llegada- y el inicio del siguiente -hora de salida-); el tiempo de Vuelta (período de tiempo necesario para completar un recorrido completo); la velocidad de Operación (es un cociente elaborado entre la Longitud Total de un servicio o recorrido y el Tiempo de Vuelta necesario para realizarla. Se expresa en km/h.); la velocidad Comercial( es el Cociente entre Longitud Total de un servicio o recorrido y el Tiempo de Vuelta más el Tiempo de Espera).
Todos estos elementos tendrá que tener en cuenta la nueva gestión que asumirá en diciembre para ordenar el transporte público de pasajeros
Una aclaración importante, es que en este análisis se ha dejado de lado, el servicio de trenes de pasajeros que operan entre Colonia Avellaneda y Paraná, por no ser de dominio municipal.

Nosotros leemos ésto: