Exclusivo: habla el Ruso Malo



Lucas Carrasco-. Tras recorrer Inglaterra, Grecia y EEUU para alterar los resultados electorales vía Facebook de estas jóvenes e inmaduras democracias, el Ruso Malo viajó a Cuba para entrevistarse con CFK. Luego, habló con nosotros.
En un oscuro callejón tuve que esperar a que suene el teléfono de la cabina de teléfonos públicos. Tal era el trato. Antes, un agente secreto de la KGB se me acercó en la peatonal de Paraná y me chocó. Se disculpó. Diciéndome que era de la KGB. No le entendí bien, soy medio sordo. "¡QUE SOY DE LA KGB!", me gritó, en plena peatonal. Cuando llegué a mi casa, noté que me había robado la billetera y me había dejado una nota en clave. Estuve toda la noche tratando de descifrar el código secreto:
Martes nes vemes en calle Salte y Colen, recibirá llamadx teléfone públiké.
Cuando logré descifrar el código, digno de un libro de Dan Brown, fui hasta la esquina mencionada, con un diario, al que le hice dos agujeritos para vigilar si me seguían. La cabina de teléfono público estaba hecha mierda. Así que paró una limusina negra, bajaron dos señores altos, de postura militar, con algo en el oído y abrieron las puertas. Empecé a cruzar cuando de la limusina salió una pareja de novios a punto de casarse. Me quedé en medio de la calle y un remís trucho se paró frente a mí.
-Eh, Carrasco, tengo que llevarte con los rusos!- me gritó el remisero, con voz de borracho. Lo conocía al conductor. Le dicen El Manco. Pero no le falta un brazo, solo que maneja usando un solo brazo, el izquierdo, el cual cruza por todo el cuerpo para agarrar la palanca de cambios. Se lo ve venir a la legua porque el remís va chocando las banquinas, como una serpiente. Además de ser de color dorado con franjas azules y tener un cartel arriba, de metro y medio, que dice "vamo Boca".
-Tenés que ponerte ese pasamontañas, Carrasco.
-Ok, donde vamos.
-Al garaje del Gringo. Los rusos andan cortos de presupuesto.
Cuando llegamos, me quité el pasamontañas y ahí estaba, el Ruso Malo, recién llegado de Cuba. Quería que lo entreviste. En calidad de Testigo Arrepentido.
- Gracias por venir.
-De nada. Igual, vivo acá a la vuelta.
-Quería confesar.
-Sí, dale. ¿Puedo?
-Sí, sí, dale nomás. Servime a mí también.
-¿Es vodka ruso?
-No, uno que está en oferta en el supermercado de la esquina.
-Bien. Dígame. ¿Tienen planeado utilizar la telepatía para interferir en la sabia decisión de los votantes argentinos?
-No, vamos a usar Facebook.
-¿Y con eso logran torcer elecciones?
-Ni idea. Pero nos conviene que se crea que sí.
-Deme un ejemplo.
-Nosotros hacemos fake news. Por ejemplo, decimos que Lázaro Báez amasó su fortuna para donarla a hospitales pobres y enfermos oncológicos. Luego, lo difundimos por las redes sociales. La gente se lo cree y así inducimos el voto.
-Muy sutil. Muy inteligente. ¿Así hicieron en Ucrania?
-No, en Ucrania les mandamos los tanques, los soldados y las baterías antiaéreas.
-¿Y en Siria usan Facebook?
-Sí, pero el Estado Islámico dejó de seguirnos. Así que nos aliamos a los yanquis y europeos y bombardeamos las poblaciones civiles que eran rehenes de los milicianos rebeldes al rey.
-¿Y en Venezuela?
-Les prestamos plata para que nos compren chatarra militar que les sirve para reprimir al pueblo y así garantizar que el gobierno socialista bolivariano le venda petróleo a EEUU y se lo paguen a través de la DEA con cocaína.
-¿Lo hacen a través de Facebook?
-No, porque los venezolanos casi nunca tienen luz.
-¿Cuál es su interés en las elecciones argentinas?
-Que todo continúe como está. O sea, que siga creciendo el intercambio comercial.
-Claro, pero Macri es de derecha y Putin es de izquierda.
-Putin es de izqujajajajajajajajaja
-¿Tienen un plan para penetrar en los servidores alojados en EEUU de las redes sociales para así influir en las votaciones?
-No. Cualquier ingeniero te va a explicar que es imposible. Y cualquier estudioso de la Comunicación científica, no el chamuyo a los gritos de los panelistas de TV, te va a explicar que además, es inútil.
-¿Qué red social usan en la Federación Rusa para que el candidato opositor no venza a Putin?
-Arsénico.
-No conozco esa red social.
-A ver...cómo te explico. ¿Viste cuando a Juan Pablo I le sirvieron un tecito en el Vaticano y palmó al otro día? Bue, algo así.
-Ah. Sofisticado el asunto. ¿Y qué hablaron con Cristina Kirchner?
-Mire, en Argentina hay dos bases militares extranjeras. Una china y otra yanqui. Nosotros somos aliados comerciales de China y aliados militares de EEUU. La Argentina nos chupa un huevo. Gane quien gane no modificará nada nuestro planteo geopolítico. Por supuesto, que cuanto mayor influencia logremos en el patio trasero de EEUU, mayor presión podemos ejercer para que no nos rompan las bolas en nuestra zona de influencia. Y hasta ahora, la cosa viene bien. Fijate que media Ucrania es nuestra, Georgia anda por ahí, tenemos controlado nuestro patio trasero de las milicias musulmanas separatistas y le vendemos el gas a Europa. Por eso armamos revuelo en los países bálticos.
-¿Y Brasil, no les interesa?
-Sí, con el mismo objetivo. Que nos dejen en paz en nuestra zona. Somos un imperialismo zonal, pero para mantenerlo, necesitamos presionar económicamente en América Latina y militarmente en Medio Oriente y Asia en general, siempre respetando la primacía del imperialismo Chino, que además tiene intereses que proteger en África.
-Volviendo a lo de Facebook...
-No seas boludo. Nos importa tres carajos Facebook: ¿cuántas divisiones militares tiene Mark Zuckerberg?
-¿Abrimos la otra botella?
-Sí, la venden 2x1 con estos cupones.
-Ah. Mirá vos.