El deporte como un derecho



Irene Ríos-. El hábito deportivo es fundamental entre los jóvenes y los adolescentes para lograr un mejor desarrollo de su organismo que es tan importante en esta etapa y también,  para prevenir hábitos muy perjudiciales como el consumo de tabaco, alcohol o drogas. En este sentido, los Juegos Evita que organiza la provincia son fundamentales para que los chicos tengan la posibilidad de tener una vivencia que sea para siempre y de recibir toda la asistencia logística que tiene un deportista a nivel federado o profesional
Durante el mes de julio se llevaran a cabo las instancias finales de los Juegos Evita en la que participaron alrededor de 60.000 chicos y chicas de entre 14 y 18 años en disciplinas convencionales, de personas con discapacidad y de adultos mayores (personas mayores de 60 años).
En esta etapa provincial los participantes deben superar la instancia local para luego acceder a la etapa departamental. Será en esta fase cuando los chicos y chicas tendrán asegurada la posibilidad de disputar las respectivas finales provinciales de los Juegos. Por último, los vencedores de la etapa provincial serán quienes tendrán la chance de representar a la provincia en los Juegos Nacionales Evita que tendrán lugar en la ciudad de Mar de Plata, del 6 al 11 de octubre.
Los Juegos Nacionales Evita son la principal competencia deportiva de Argentina. Organizados por la Secretaría de Deporte, Educación Física y Recreación de la Nación cuentan con un programa deportivo que reúne 39 disciplinas y un sistema de competencias compuesto por dos etapas: un proceso clasificatorio en cada provincia en el que participan alrededor de 800 mil niños, niñas, jóvenes y adultos mayores de cada rincón del país y una fase final, a la que acceden 20 mil competidores. La competencia nació con el nombre de Juegos Infantiles Evita en el año 1948 como herramienta de inclusión y promoción social. La iniciativa fue impulsada por Eva Perón y por el Ministro de Salud Ramón Carrillo. Por primera vez, niñas y niños de todo el país acceden al deporte social y a la salud, a través de revisaciones médicas. Cuando se produce el golpe de estado que derroca a Perón, los Juegos Nacionales fueron interrumpidos y recién se volvieron a practicar en el año 1973 aunque años más tarde, con la última dictadura militar se dejaron de realizar y recién en el año 2004 a través de un decreto del ex presidente Kirchner se volvieron a realizar y la actividad física y la recreación volvieron a ser un derecho que impulsa la inclusión y la participación en todo el país.
Con los Juegos Evita ademas del desarrollo deportivo se lleva adelante un trabajo de educación de valores. El trabajo en equipo, el esfuerzo personal, el respeto por el otro, la solidaridad, la capacidad de superación y el juego limpio se promueven con el fin de que cada participante pueda trasladarlos a su vida cotidiana.
Este certamen constituye un programa de fortalecimiento del deporte formativo y la educación física de Argentina.
En este sentido, la vice gobernadora electa y actual ministra de desarrollo social de Entre Ríos Laura Stratta sostuvo que “el deportes es una de las políticas de Estado que impulsamos en Entre Ríos, porque estamos seguros que genera espacios de contención para nuestros niños, jóvenes y adultos mayores. Durante la gestión hemos incrementado las partidas destinadas a acompañar a los deportistas y clubes de barrio como parte de las acciones de inclusión social que tenemos. De las misma forma hemos trabajado para poner en valor la participación de entrerrianas y entrerrianos en los Juegos Evita”.