Alma en armas

Ramiro Pereira-.


Apenas si contengo

ese movimiento torpe

que procura engullirse el universo

y no se contiene en su punto.



Es la discreta efigie

de un obrar poblado de mundos agitados,

mientras transcurren las cosas,

indiferentes a mis afanes.



La onda mueca pervive en el umbral

de mis atardeceres vanos, de mis ansias presurosas

y busco el momento en que el mundo se hace comprensible

cotidiano y amable.



Calor extraño del establo conocido,

te deploro y te preciso, cada tanto.

pues si pretendo el cobijo de tu abrigo ,

es la busca  la que ordena mi alma en armas.

Nosotros leemos ésto: