Acerca de la Autonomía Municipal y la ausencia de Cartas Orgánicas


Osvaldo Quinteros-. Si bien, no soy yo quien me dedico a los temas que hacen al quehacer municipal, para eso está El Arquitecto (que lo hace realmente muy bien y exhaustivamente) esta vez, como encargado de la redacción voy a escribir sobre la necesidad e importancia de que los municipios cuenten con sus propias Cartas Orgánicas.
Empecemos por lo básico ¿Que es una Carta Orgánica? Una Carta Orgánica es un conjunto de normativas para regir la vida institucional, política y económica del municipio, por ello se transforma en la ley fundamental del municipio, ya que declara los principios que regirán el sistema, su modelo de organización, de crecimiento y de distribución de recursos; de tal manera que se constituye en el instrumento político y jurídico que posibilita la fijación de una serie de derechos, organizando los poderes y determinando las atribuciones y funciones de los órganos municipales. En pocas palabras, viene a ser la Constitución -es decir Ley Primera- que rige al municipio.
La autonomía municipal nunca tuvo rango constitucional hasta que por una cuestión electoral, se dio autonomía a la Ciudad de Buenos Aires con la reforma constitucional de 1994 y se  introdujo la llamada "autonomía municipal" con la posibilidad por lo tanto, que los municipios puedan dotarse de su propia Carta Orgánica. En el art. 123 establece que “Cada provincia dicta su propia constitución, conforme a lo dispuesto por el artículo 5 asegurando la autonomía municipal y reglando su alcance y contenido en el orden institucional, político, administativo, económico y financiero.” Es decir que “el alcance y contenido” de la autonomía depende de los límites que le imponga la constitución de cada provincia.
¿Que pasa en el caso de Entre Ríos? La autonomía y los límites para los municipios fueron incorporados a la Constitución hace mas de 10 años con la reforma del 2008. Para ser más preciso la Constitución entrerriana en el art. 231 dice que se "asegura autonomía institucional, política, administrativa, económica y financiera a todos los municipios entrerrianos, los que ejercen sus funciones con independencia de todo otro poder. Los municipios con más de diez mil habitantes podrán dictar sus propias cartas orgánicas", y sobre las Cartas Orgánicas en el art. 23 dice que "Los municipios habilitados por esta Constitución podrán dictar su carta orgánica por medio de una Convención, convocada por el departamento ejecutivo en virtud de ordenanza sancionada al efecto, en fecha que no podrá coincidir con otros actos eleccionarios. La Convención estará integrada por un número igual al doble de los miembros del concejo deliberante. Los convencionales serán elegidos por el pueblo de sus respectivas jurisdicciones, por el sistema de representación proporcional y deberán cumplir su función en un plazo no mayor de tres meses contados a partir de su
integración, prorrogable por igual período. Para ser convencional se requieren las mismas
condiciones exigidas para concejal." Eso, sí, no todos pueden ser convencionales, ya que están vedados para el cargo, el gobernador y vice, los ministros, los jueces, los legisladores, los concejales, el intendente y vice los jefes de policía.
Vale la pena una aclaración en este punto: antes de la reforma de 1994 todos los constitucionalistas  argentinos se planteaban si las municipalidades eran autárquicas o autónomas. La autarquía otorga a un organismo determinado la capacidad para administrarse a sí mismo, de acuerdo a una norma que le es impuesta. Es decir que un municipio autárquico sería una mera creación legal del Estado, que sólo ejerce las atribuciones concedidas por éste. La Autonomía por el contrario, no es sólo la capacidad de administrarse por sí mismo, sino también la de dictarse sus propias normas por las que ha de regirse, como también la de gobernarse por autoridades elegidas. A partir de 1957, las provincias argentinas comenzaron a reconocer en sus Constituciones expresamente a los municipios su autonomía e incluso su facultad constituyente para darse sus propias cartas orgánicas aunque no fue el caso de Entre Ríos, que recién incorpora la autonomía municipal en el 2018.
En tiempos de campaña electoral para presidente donde todos pregonan en pos de "un país federal" bueno es rescatar la discusión acerca de las Cartas Orgánicas Municipales y la autonomía de estos ya que la intención política de la Reforma del 94 era la delegación efectuada a favor de las Provincias a fin de que éstas faciliten un proceso de concreción de tal autonomía. Esta delegación conforma la unidad que el federalismo traduce y necesita urgentemente.

Nosotros leemos ésto: