¿Qué hacer y a quién reclamar frente un "apagón eléctrico"?




El Arquitecto-. El "apagón" nacional en la energía en la Argentina, rememoró a las épocas del alfonsinismo y la hiperinflación, donde los cortes de luz eran moneda corriente. En este artículo les dejo algunos recomendaciones a tener en cuenta para que los cortes de luz no signifiquen un problema mayor de lo que ya lo son.

Al no ser cortes previsibles o anunciados, y teniendo en cuenta la inestabiliad en el tema respecto a la energía que vive Argentina, como dice el dicho siempre es mejor "prevenir que curar". En primer lugar, si no se cuenta con grupo electrógeno a disposición, se puede recurrir a linternas y preferentemente tener siempre alguna con pilas nueva para este tipo de ocasiones. Otra opción, y más común es recurrir a velas o faroles a kerosene, en ese caso hay que estar atentos y llevarlos con uno mientras se va de habitación en habitación, asegurándose que la vela esté bien firme dentro del candelabro o cualquier otro objeto que la sostenga. Una vez "iluminado" hay que procurar apagar
todos los electrodomésticos que estaban prendidos: televisores, computadoras, equipos de música, heladera, etc, ya que podrían dañarse al volver la luz.
Uno de los servicios que se vio afectado por el apagón fue el suministro de agua potable debido a que se cortó la energía también en la planta potabilizadora. Si en tu casa hay servicio de red, aún podrías tener agua. Si consumís agua de pozo, la bomba no funcionará cuando se corte la luz. Pero tal vez todavía haya presión en el sistema. Por eso, conservá el agua para mantener la presión. Tal vez haya presión suficiente como para tirar la cadena del inodoro por uno o dos días. Es importante, ante la escasez de un bien como el agua: no derrocharla, por lo tanto, una de las medidas a tomar es tratar de minimizar la higiene personal.Recordemos que estamos atravesando una emergencia.

Como medida preventiva -es decir mientras tengas luz- podes colocar jarras de plástico con agua en los espacios libres en el freezer o congelador (dejando espacio suficiente para que el hielo se expanda). Si se produce un apagón, el hielo mantendrá la comida en buen estado por más tiempo. Con el mismo propósito, colocá una o más jarras de hielo en la heladera.
Respecto a las comunicaciones con el exterior de la casa, siempre es bueno, quienes poseen telefonía fija, tener en la casa un teléfono con cable, aunque sea guardado en un cajón o en un armario. Los teléfonos inalámbricos no funcionarán si se corta la luz. Y con el celular, si uno tiene auto, hay que procurar tener el cable que te permita usarlo y cargarlo desde el auto.
Si tenes auto procura siempre tener el tanque lleno, porque lo más probable es que ante un corte de energía como el ocurrido en Argentina, las estaciones de servicio no puedan proveer de combustible.
Otro capítulo, en cuanto a los cortes de luz, es el de a quién y qué reclamar ante un corte. Los reclamos por parte de los consumidores encuentran sustento en dos cuestiones ciertamente excluyentes, la interrupción del suministro y los daños derivados de este. En primer término, la prestación del servicio en forma ininterrumpida es un derecho, por ello en caso de “corte” corresponde restablecer en lo inmediato la provisión de energía y proceder a indemnizar de modo correspondiente por los días sin servicio. Otra consecuencia lamentable de las irregularidades en la distribución de la electricidad es el tan temido “golpe de tensión”, o como guste llamar a las variaciones del suministro, que pueden -y de hecho lo hacen- producir desperfectos o roturas en electrodomésticos. En estos casos, es posible exigir la reparación o el cambio de esos artefactos a cargo, íntegramente, de las empresas prestadoras del servicio.  Aunque muchas veces es un problema saber a quien reclamar, ya que no son la misma empresa quien ofrece el servicio en Paraná (ENERSA) que en Concordia. Ante este apagón, las empresas pueden alegar que la falla fue nacional y que el problema fue en la distribución, por lo que además de reclamar a las empresas a las que uno le abona mensualmente el servicio, por lo que se puede recurrir al Ente Nacional Regulador de la Energía o cualquiera de las Defensorías del Consumidor o del Pueblo. Ante cualquier reclamo, uno debe tener siempre a  mano, las facturas o tickets correspondientes al abono de la cuota y en lo que tiene que ver con rotura o desperfectos de electrodomésticos y demás artefactos, debe saber que en una primera instancia las prestadoras pueden negarse a dar solución. Sin embargo, es posible solicitar y exigir la intervención de un organismo superior para que tome cartas en el asunto. En este caso, hay que recurrir a los organismos citados mas arriba.
Como se trata de Argentina, donde desde las mas altas esferas del poder político, le dicen que esto no va a volver a ocurrir -aunque no sepan en realidad qué ocurrió- es importante tener en cuenta que el reclamo puede caer en saco roto. De ser así, siempre se puede recurrir a la justicia ya que la propia Constitución Nacional ampara el derecho de los consumidores, cuando establece en el art  42 que “Los consumidores y usuarios de bienes y servicios tienen derecho, en la relación de consumo, a la protección de su salud, seguridad e intereses económicos; a una información adecuada y veraz; a la libertad de elección, y a condiciones de trato equitativo y digno” así como también “Las autoridades proveerán a la protección de esos derechos” y al control “de la calidad y eficiencia de los servicios públicos”. A su vez, la Ley 24.065 –Régimen de la Energía Eléctrica- en su art. 21, dispone que “Los distribuidores deberán satisfacer toda demanda de servicios de electricidad que les sea requerida en los términos de su contrato de concesión” al tiempo que “…serán responsables de atender todo incremento de demanda en su zona de concesión a usuarios finales, por lo que deberán asegurar su aprovisionamiento” y “No podrán invocar el abastecimiento insuficiente de energía eléctrica como eximente de responsabilidad por el incumplimiento de las normas de calidad de servicio que se establezcan en su contrato de concesión”. El mismo texto normativo establece en el art. 27 que “Los transportistas y los distribuidores efectuarán el mantenimiento de sus instalaciones en forma de asegurar un servicio adecuado a los usuarios”. Es decir, que fuertes tormentas derriben postes de alumbrado con cables encargados de hacer llegar a los domicilios la indispensable electricidad, que gran parte de la gente utilice electrodomésticos para la refrigeración al mismo tiempo y en niveles tal vez un poco exagerados, o que hackeen la red de distribución son solo los motivos por los cuales falla el suministro, pero no una excusa para que a uno no lo indemnicen como corresponde

Nosotros leemos ésto: