Hablado por otres

Joakito-. 
La Lucha contra las normas
se vuelve sombras,
me convierten
en un apellido.´
Combaten al patriarcado
y me atacan por mi familia.

Recuerdo, internado
en público hospital estar
(varias veces)
sin a mi madre abrazar.
Ella trabajaba, enseñando inglés
en escuelas marginales.
Madre soltera,
padre en ginebra.

Se cuela la risa,
aunque más el llanto,
en esta ciudad arpía.

Todes me ven, nunca me oculté.
No soy un apellido.
Atacan.
Dejé de ser Joakito, Joaco, Joaquín,
dicen, soy un apellido..

Mi armamento es el amor
a pesar del romanticismo perdido.
Soy un guerrillero del romance.

Más de una vez a mis espaldas,
me gritaron "macho", "violento"
y  no se que otras sandeces,
no me hago cargo y
escupen y me tiran cosas,
Facebook ganó la batalla.
No importa conocerme de antes,
de cuando estaban soles y nadie
les hablaba,
tampoco lo que tenga para decir ahora.


Perdí, me hago cargo,
de todas maneras
sigo yendo a los lugares de siempre
-y a nuevos-
sin miedo, de frente,
esperando al tiempo.

Quizás, esta ciudad
alguna vez,
se libere.

Nosotros leemos ésto: