Avance en la democratización de la justicia

Irene Ríos-. Luego de las elecciones generales en Entre Ríos en donde fue reelecto, el gobernador Border, avanza sobre una serie de proyectos para modernizar la justicia y a la administración pública.
En este marco, presidió la apertura de las jornadas sobre Juicios por Jurados junto a miembros del Supremo Tribunal de Justicia.
Los juicios por Jurados rigen por mandato constitucional desde que se sancionó la primer constitución nacional en el siglo XIX, a pesar de ello, sólo cinco provincias (Córdoba, Neuquén, Chubut, Buenos Aires y Río Negro) la han implementado. El juicio por jurados tiene la intención de que la "justicia" y quienes la imparten, no sean parte de una casta selecta -que es lo que ocurre cuando los que juzgan son los jueces y fiscales-  sino que los que tienen en sus manos el hecho de determinar si una persona es culpable de un delito o no, son pares al igual que quien comete el delito. Los jurados deben estar compuesto por la misma cantidad de hombres y mujeres que deben debatir entre dos cuestiones: si el hecho que se juzga realmente existió, y si el acusado de haber cometido ese hecho es culpable o no.

La puesta en función de los jurados varía de acuerdo a la provincia y a la modalidad que se elija, en la provincia de Buenos Aires, por ejemplo al jurado lo componen 12 personas y 6 suplentes y en el caso cordobés, son ocho los ciudadanos que componen el grupo junto a dos jueces profesionales que acompañan el proceso y la deliberación.
Hay que resaltar que pese a que formar parte de esta modalidad significa una responsabilidad civil, en todos los casos las personas se pueden negar debido a diversas situaciones como por ejemplo: un grave estado de salud.
Es un hecho histórico importante que Bordet, haya decidido avanzar en la discusión para la puesta en marcha de este mecanismo constitucional, ya que como él mismo señalo hay que “atender a distintos sectores de la vida jurídica del Poder Judicial y del ámbito legislativo, y también  escuchar a los ciudadanos de nuestra provincia para poder generar mejores condiciones de calidad democrática para nuestra población. Y el Juicio por jurado cumple con esa tarea".
En cuanto al funcionamiento, en Buenos Aires, el jurado, luego de las audiencias y el debate, se reunirá en un recinto, donde nadie debe ingresar. Allí elegirán un presidente y deberán discutir la prueba que observaron durante el debate, hasta alcanzar una decisión final. El veredicto se expresa mediante las respuestas anónimas a los dos puntos centrales, éstas se anotan en un papel que, posteriormente se incinera. El presidente del jurado anotará en un papel el resultado del veredicto, luego se lo comunicará primero al juez y posteriormente lo leerá al público. Para que una persona sea declarada culpable, 10 de los 12 miembros del jurado deben estar de acuerdo. A su vez, el juicio por jurados solo se utiliza en los crímenes cuya pena excedan los 15 años de prisión. Y en Córdoba, es obligatorio en los casos de los delitos económicos, los hechos de corrupción y los crímenes aberrantes, como violaciones seguidas de homicidio.
Respecto a por qué avanzar en la implementación de los juicios por jurados, Bordet sostuvo que "es tarea nuestra adaptar nuestras instituciones a lo que los tiempos de la democracia moderna nos exige. El concepto de democracia que queda plasmado en la Constitución del '33 está tomado en una época donde nacían las democracias que dejaban atrás modelos monárquicos y se enarbolaban conceptos que en ese momento eran progresistas y superadores. Pero los tiempos modernos han ido obligando a que las instituciones vayan generando mecanismos que perfeccionen la democracia"