La comunicación de la fórmula FF



Alexis Gravier-. Lo que pasó en Entre Ríos -el alineamiento de todo el arco opositor a Macri a la fórmula Fernández/Fernández- no es un hecho aislado, sino que se repitió en varias provincias.



Porque fue un hecho político destinado a reposicionar al resto de los jugadores del momento político. Dejando al macrismo como lo adversarial, en esencia el pronunciamiento de Cristina Fernández (que se reinventa por el solo hecho de que su apellido de soltera sale a la luz) busca diluir el espacio conformado por el peronismo llamado "federal". En ese sentido, a dos días de la escueta pieza comunicacional, lo consiguió. La mayoría de los gobernadores peronistas y afines se sumaron a la fórmula presidencial que no pudieron discutir, debatir ni participar. Se enteraron, como el resto de los mortales, por los medios de comunicación, los cuales tuvieron que recoger un video de las redes sociales.
El video es largo si se lo piensa en tiempos de Snapchat, pero es corto como plataforma de lanzamiento político de una fórmula presidencial que redefina el sistema político. Detrás de tamaña ambición, lograda a su vez, un video de 12 minutos cuidadosamente planificado por profesionales, logró su cometido y no ni largo ni corto: es lo que es y cada cual verá y vio lo que le importaba. A la gran mayoría del público le bastaba con el título.

Quizás, lo único no previsto, era que todos los medios iban a usar fotos viejas de los candidatos, a falta de fotos recientes. Claro que un álbum de fotos recientes hechas públicas -y hoy en día no hay modo de esconder de la luz pública casi nada- hubiera revelado la jugada, quitándole el insumo de la sorpresa, que fue esencial para la efectividad del mensaje. 
El indudable acierto del mensaje está en hablar al futuro, abandonando la retórica nostálgica que como fue probado en las elecciones de 2017, no alcanza para ganar.