Insólito: sin que Macri lo diga la UNER se ajusta a si misma



Joakito-. Los estudiantes que concurren a diario al Comedor Universitario de la UNER, deberán afrontar un aumento del 66% en el plato de comida que consumen, ya que a partir de junio el plato saldrá 25 pesos para los estudiantes de la UNER y 90 pesos para quienes cursan en la UADER (mayoría de asistentes al comedor)



¿Qué arreglo tiene la Federación Universitaria con el Rector para permitir el aumento? ¿Por qué el silencio de la dirigencia gremial docente?

Si bien es cierto, que desde el gobierno nacional de Cambiemos se viene dando una política de recortes presupuestarios sobre las universidades públicas nacionales, lo cierto es también, que nunca desde la Universidad Nacional de Entre Ríos, se discutió puertas adentro como reelaborar las partidas presupuestarias que le llegan, por el contrario, como suele suceder, el hilo se corta por lo mas delgado y toman la decisión de pasar los costos al claustro mayoritario, es decir a los estudiantes.
Antes de haber aplicado el aumento desde el Consejo Superior y todos los Consejos Directivos de las sedes de facultades ubicadas en Paraná (Ciencias Económicas, Ciencias de la Educación, Trabajo Social) deberían haberse tomado el tiempo necesario para buscar soluciones alternativas, porque el aumento del precio en los comedores no es más que otra política -como el aumento del transporte- que viene a complicar la permanencia estudiantil.

Hoy en día, cuando estamos atravesando una situación muy difícil, en la que el costo de vida aumenta drásticamente y el salario se desvaloriza, es muy grave que una política de bienestar estudiantil como debería ser el comedor universitario se piense con lógicas del mercado, y se apliquen allí los recortes. El Comedor Universitario no es un McDonals, donde si aumentan los insumos este inmediatamente se traslada al precio del plato. 
Además, lo que llama poderosamente la atención, es la oculta discriminación hacia los estudiantes de la UADER que deben pagar casi cuatro veces mas caro el plato. Esto se da, por una lado, porque la Federación Universitaria de Entre Ríos no incluyó nunca a los Centros de Estudiantes de la UADER -a pesar que muchas veces lo usan para inflar el número de delegados ante la FUA, y por otro, al poco control que existe en los gastos de la Universidad Provincial, que debería destinar una mayor partida para el bienestar estudiantil, sobre todo para subsidiar el costo del plato de comida diario.

Mientras tanto, la dirigencia docente solo se preocupa por manifestarse por sus salarios -una discusión de carácter nacional- quedándose callada puertas adentro de la UNER cuando se aplica este tipo de ajuste. Una vez más los estudiantes son "el pato de la boda". 
Mas triste aún es el papel que cumplen los Centros de Estudiantes y la Federación Universitaria que se ubican como voceros, ya que fue el presidente de la Federación el que sostuvo "que es un aumento importante pero necesario en función de la situación que atraviesa hoy el comedor...(y que el aumento) es una medida paliativa, y por eso se van a analizar otras medidas a tomar". Nunca en la historia del movimiento estudiantil se vio una actitud de tanto sometimiento a las autoridades universitarias. Vergonzoso.

El problema del Comedor Universitario, los sucesivos aumentos -que siempre son pagados por los estudiantes, y la falta de personal estable del mismo, tiene que ver con la falta de políticas universitarias de bienestar estudiantil generadas hacía el interior de la UNER, ya que ni las agrupaciones estudiantiles, ni las autoridades pretendieron que el bienestar estudiantil forme parte estructural de la universidad y se vea plasmada en su estatuto (órgano legal de cada universidad pública).
La UNER es una de las pocas universidades del país que en su estatuto no establece la obligación de procurar que los estudiantes cuenten con alimentación y alojamiento adecuados y asistencia médica gratuita. 

Nosotros leemos ésto: