A los lectores:

El proyecto de Juicio Por Jurados presentado por el gobierno provincial, nos parece de suma importancia. Aunque la línea editorial -antes de que se presentara el proyecto, incluso- era, a grandes rasgos, a favor, estamos tratando de reflejar todas las opiniones en torno a un tema complejo pero que hace a la vida de las personas comunes y corrientes.
Para tal efecto, vamos a abrir el debate a los ciudadanos que, sin ser necesariamente expertos en el tema, quieran opinar.
El único requisito es que las opiniones estén fundadas, firmadas y den por descontado que alguien puede confrontarlas o tener derecho a réplica.
Los artículos de opinión deben enviarse a la dirección de mail de Noticias Entre Ríos y serán publicados, de ser aprobados, en cuanto corresponda de acuerdo a la edición de cada día.
Muchas gracias por leernos.


¿Cuándo piensan actualizar el Código Urbano?



El Arquitecto-. Un Código Urbano es el instrumento técnico-legal con el que cuenta toda ciudad para la normatización sistemática de los objetivos propuestos para el planeamiento físico del asentamiento urbano (permanente y transitorio) y las de ordenamiento ambiental, por lo que debe ser permanentemente actualizado ya sea por el crecimiento de la ciudad o por los cambios en las formas de construir. ¿Por qué no es actualizado el actual Código Urbano?
El Código Urbano, a falta de Carta Orgánica Municipal, sirve para asegurar el derecho de los ciudadanos a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de las personas, manteniendo y protegiendo el sistema ecológico y el paisaje mediante el uso racional de los recursos naturales.
La última vez que el municipio de Paraná realizó una revisión al Código Urbano fue en el año 2006, durante la intendencia de Julio Solanas y en dicha revisión comprendieron el periodo entre los años 2000 y 2002. Para esta revisión, en el ámbito del Concejo Deliberante se conformó una Comisión Revisora de Código, conformada por representantes del Honorable Concejo Deliberante y representantes de los siguientes Colegios de Profesionales de la Provincia de Entre Ríos: Profesionales de la Ingeniería Civil, Maestros Mayores de Obra y Técnicos, Arquitectos, Profesionales de la Agrimensura y Corredores, Inmobiliarios.  Es decir, que desde hace casi 15 años, que la ciudad de Paraná esta atrasada en cuanto a normativas de construcción y también en cuanto a la tasación de las distintas zonas y terrenos que hay en la ciudad.

En Paraná el estado de asentamientos poblacionales aislados, dado el abrupto crecimiento demográfico, resultante del desborde periférico al núcleo central urbano, producto de la falta de reglamentación y ordenanzas que establecieran y definieran el uso del suelo y un efectivo ejercicio
del poder de policía. La especulación con la tierra urbana, los loteos y subdivisiones incoherentes, mal ubicados, a veces en zonas insalubres e inundables, faltos de infraestructura y servicios, con trazas de calles inaccesibles, dimensiones de lotes incapaces para encarar adecuadamente el problema de la vivienda, se observa sobre todo en aquellas áreas que tienden a densificarse, sin las reservas mínimas indispensables para la futura ubicación de los servicios básicos y recreativos para una sana actividad social y cultural. Muchos de estos errores no son cometidos solamente por privados sino que se observa -debido a la escasez de tierras habitables- en los planes de vivienda llevados adelante por el IAPV.
A lo señalado anteriormente se suma que la inexistencia de regulaciones de desperdicios industriales, emisiones gaseosas y efluentes líquidos, y el inadecuado mecanismo de control, han contribuido al deterioro del ambiente con el latente riesgo para la salud y el bienestar de la población.

 Las aguas que bañan las costas del Paraná como así también las superficies que
atraviesan la ciudad, como son los arroyos, son totalmente inadecuadas para la recreación y como fuente de provisión de agua potable para la población, lo que implica un esfuerzo técnico económico mayor para su saneamiento. El estado de los arroyos como su saneamiento no está contemplado en el actual Código urbano.

Es urgente que se vuelva a convocar a la Comisión Revisora del Código Urbano para pensar una nueva normativa que deje poco lugar a dudas sobre las alturas que se puede construir y dónde, algo que hoy muchas veces genera idas y venidas debido a las diferentes interpretaciones, dando lugar a medidas cautelares que demoran o cancelan cualquier tipo de obra.
Una ciudad bien hecha, bien pensada y plantificada se convierte en el mejor servicio posible, y eso es lo más beneficioso para todos los desarrollos que se inscriben en ella. Por eso, la necesidad de un nuevo código que esté pensado para que Paraná densifique su población y pueda incorporar el máximo de habitantes en los próximos diez años.