Crónicas de un hijo de puta (3)



Lucas Carrasco-. El trío es que te cogés en cuatro patas una mina mientras ella le chupa la concha a la otra. Uuuhhh, qué aburrido. Propongo ser más creativo. Y menos moralista. Menos victoriano. Menos fascista, como NO son los periodistas hoy.


-Che, Joaquín, ¿por qué la mataste a Carolina Gaillard?
-¿Eh?
-La nota, que escribiste y estaba en portada. Además Osvaldo estaba dormido y quedó dos días de portada. Yo estaba en Bs As. todo el tiempo mamado. Me enteré aho...
-Tenés razón, pero la mina es...
-La mina es genial.
-¿Entonces?
-Pero es lo que pienso
-¿Y desde cuándo empezamos a decir la verdad?
-Jeje...no se me ocurría otra cosa para escribir. Además, todos titulaban "Para Bordet, la cultura es transversal a todas las políticas públicas" y...
-Quiénes son todos.
-Los medios chupamedias, que cortan y pegan.
-Ah. Ni los leo. Pero además, si es transversal, ¿para qué mierda tenés una Secretaría de Cultura?
-Ahora estás siendo más hijo de puta que yo en tus críticas, pero es cierto.
-Pero no lo escribí.
-Todavía.

El principal editorialista de Clarín y el único que vale la pena leer saca este domingo lo mismo que yo en la nota Tío Alberto cuatro días atrás, pero él lo hace con mala leche. Es natural. No lo conozco en persona, pero se me hace que se cree lo+- que dice y que dice lo que cree. En un porcentaje bastante alto. Más de la mitad, ponele. Lo cual es un promedio de sinceridad altísimo para un periodista. Aunque él tiene la coartada de que su columna se titula "Humor Político". Ya Tenembaum había escrito que él, Alejandro Borensztein y yo, éramos los que en su momento mejor representábamos la realidad de la contienda que él, Tenembaum, siempre deploró. Así que la casualidad tiene ese antecedente. Porque también el domingo, lo que dice de Lavagna es casi calcado de lo que escribí en Twitter.
Aunque Verbitsky también dice algo parecido sobre Lavagna.
El caso es que luego de tantas coincidencias con Clarín -que ha tenido conmigo siempre muy mala leche- me acusan de kirchnerista ortodoxo o algo así. ¿Dónde? En Noticias Entre Ríos. Bue.




Coger se escribe con G o con J. No sé.

Se equivocan los jóvenes que llaman coger a sexo entre dos minas, o un andrógino lamiendo el pie de una travesti o un trío de galgos diagramado por computación o un nene con pose de meme con la puerta del baño del colegio siempre cerrada.
Coger debe abandonar el cetro de lo sexual, sirvió mucho tiempo, cuando la humanidad necesitaba reproducirse, hoy ya no.



Los que me quieren sin conocerme me consideran un David Viñas drogadicto. 
Los que me quieren y me conocen me ven como un torpe Walt Whitman mezclado con un (imposiblemente) hábil Jaimes Freyre.
Los que me odian dicen piadosos que soy un Bukowsky con cirrosis avanzada.
Y la gran mayoría ni sabe quién soy, quién fui y a quién le importa.



Cuanto menos se entienda la literatura, peor se habla de ella. Y la pobreza del vocabulario será la lucha del siglo veintiuno. O no. El que sobreviva, lo contará. ¿A quién?