A los lectores:

El proyecto de Juicio Por Jurados presentado por el gobierno provincial, nos parece de suma importancia. Aunque la línea editorial -antes de que se presentara el proyecto, incluso- era, a grandes rasgos, a favor, estamos tratando de reflejar todas las opiniones en torno a un tema complejo pero que hace a la vida de las personas comunes y corrientes.
Para tal efecto, vamos a abrir el debate a los ciudadanos que, sin ser necesariamente expertos en el tema, quieran opinar.
El único requisito es que las opiniones estén fundadas, firmadas y den por descontado que alguien puede confrontarlas o tener derecho a réplica.
Los artículos de opinión deben enviarse a la dirección de mail de Noticias Entre Ríos y serán publicados, de ser aprobados, en cuanto corresponda de acuerdo a la edición de cada día.
Muchas gracias por leernos.


BASTA DEL NARCOFASCISMO DE DANIEL ENZ




Lucas Carrasco,-.El agente inorgánico de la policía provincial, Daniel Enz, el D`Alessio entrerriano sin alfabetizar, denuncia a un mes de las elecciones que hay censura en la prensa. Lo que en Noticias Entre Ríos venimos contando hace cuatro años, con el extrosionador Enz a la cabeza y como comisario de la derecha. Para este idiota semianalfabeto, es novedad. Para cubrirse en la nueva etapa descubre que los periodistas verdaderos, que no son voceros de la cana y la mafia judicial como él, tienen problemas para ejercer el periodismo. Aunque no nombra ningún caso real, sino los aliados del otro bando narcopolicial, logra, con mucho éxito, esconder la banda narco que cobija para que acuse a los competidores, que son los que no alcanzan a pagar el canon a la familia Hale.
El clima de fascismo, con el principal fascista Daniel Enz, se acentúa contra el periodismo democrático luego de que él firmó un libelo escrito por Amílcar García, capo mafia de la Justicia, a favor de los narcos de la policìa y la polìtica para quienes trabaja.


La tarea extra que se da Enz es la persecución al periodismo y por lo tanto, los periodistas entrerrianos acudiremos a instancias internacionales para garantizar que el narcotràfico, la policía, el ministerio a cargo de la misma y los mercenarios de la narcoprensa, no puedan atentar contra nuestra vida, nuestros familiares y nuestra libertad.