¿Es posible solucionar el problema del colectivo en Paraná?



El Arquitecto-. La ciudad de Paraná nuevamente entra en crisis debido a las medidas tomadas tanto por las empresas de colectivo urbano como de los colectiveros. La situación no es nueva, y no es algo que se resuelva solamente por medio de los subsidios. Es necesaria una planificación estratégica del  sistema de movilización urbana con miras al futuro y atendiendo la magnitud de tal planificación, sería oportuno prestar consideración a otras alternativas que sumen nuevas prestaciones con miras al reemplazo del uso del auto particular.

Una de las opciones que se pueden pensar como solución es la de los llamados servicios diferenciales, prestados en vehículos tipo combi con distintas capacidades de transporte y equipajes. También en la planificación se debe procurar un plan para sacar vehículos particulares del centro de la ciudad, jerarquizando los medios de transporte públicos y convertir en vías de circulación para colectivos un determinado número de calles de Paraná y de los alrededores (San Benito, Oro Verde y Colonia Avellaneda deben ser incluidas necesariamente en la planificación para que sea exitosa).
Es necesario solucionar el sistema de transporte y convertirlo en un atractivo para el público usuario, ofreciendo comodidades y óptimas prestaciones que no hagan necesario el uso del auto particular. Ésto acarrearía un beneficio muy significativo para Paraná y para el ordenamiento del tránsito.

Todos sabemos que la circulación en la mayoría de las calles de Paraná está saturada y que los ciudadanos lo sufren en carne propia.
En forma rápida se podrían implementar lineas diferenciales, ya que las unidades de menor porte son de mucho menor costo que los grandes vehículos. Por ejemplo, en la Ciudad de Buenos Aires el servicio de transporte diferencial que se aplica con cientos de salidas de rodados desde las terminales Obelisco y Puerto Madero, atiende un movimiento diario de 85.000 pasajeros, dando un óptimo resultado.
En Paraná se puede pensar en la implantación de varias líneas diferenciales interconectadas entre sí, con recorridos en el área del Gran Paraná, del Centro Cívico y de la Terminal de Ómnibus,  facilitando viajes seguros y cómodos en la ciudad y la periferia.
Es cierto que este tipo de servicios son mas caros, pero ofrecen ventajas debido a las condiciones de servicio y características especiales de los vehículos utilizados: sólo pasajeros sentados, aire acondicionado, calefacción, y mayor rapidez que las líneas comunes gracias el menor número de paradas para ascenso y descenso de usuarios.  Está harto comprobado que dichas ventajas son determinantes de la preferencia dada al transporte diferencial por aquellos usuarios que antes viajaban en su movilidad particular asumiendo altos costos de combustible y estacionamiento, riesgos de accidentes y agravamiento de la congestión vehicular en las áreas céntricas.

Toda mejora en el transporte público es bienvenida, sobre todo aquellas que estén destinadas a aliviar el enorme impacto ambiental que a diario soporta Paraná por el incremento de automóviles particulares debido a un mal funcionamiento del servicio público de transporte de pasajeros.
También, desde el estado además del lógico y necesario control, a través de pequeños actos puede ayudar a descomprimir la situación. Para dar una idea, en Buenos Aires, empresas privadas como Mercedes-Benz, Renault y Toyota premian a los empleados que hacen carpooling. ¿Que es el carpooling? Es una tendencia internacional que ayuda a reducir el tráfico y caos vehicular, y cuidar el ambiente. A través de una plataforma digital, conductores y pasajeros pueden buscar viajes disponibles y autos con asientos libres, respectivamente. Es decir, una fórmula sencilla: viajar varias personas en un mismo vehículo para llegar a un destino común. Esta modalidad de premio que utilizan las empresas privadas puede tranquilamente ser replicada por el estado municipal y de esta manera, no solo ayuda a solucionar el problema del transporte público, sino también predica con el ejemplo.