El voto duro "ideológicamente"



Joakito-. En estas PASO provinciales, quienes se acercaron al cuarto oscuro encontraron entre las candidaturas, a dos partidos -opuestos en extremo- que representan un voto ideológicamente duro. De un lado, está la opción de "izquierda" (MST-Nueva Izquierda) y del otro, la "derecha" expresada en el Partido SER, con una impronta "bolsonarista" y en la primer experiencia de un partido de derecha dominado por evangelistas.
Tanto SER como el MST- Nueva Izquierda, intentan presentarse como la opción al bipartidismo o la llamada "ancha avenida del medio" por más que la lógica indique que en estas elecciones generales por venir el voto al ser ultra polarizado por las grandes fuerzas políticas provinciales (PJ y Cambiemos) va dejando poco margen para los partidos mas chicos o marginales. Sus agendas, monotemáticas y dogmáticas, han sido ninguneadas por la población, aunque lograron superar el piso de 1% que impone la ley de las PASO en la provincia de Entre Ríos.
Del MST- Nueva Izquierda, ya nos hemos referido en varias ocasiones en cuanto a sus posibilidades de acceder a alguna banca ya sea en la legislatura provincial o en los Concejos Deliberantes donde presentan candidaturas. El 2% obtenido en las PASO, donde no rige tanto la lógica del voto útil, los aleja de esa posibilidad. Aunque se trata de un voto cerrado, diferente a otras expresiones de izquierda o de centro. El MST es un partido "troskista", es una fracción del otrora poderoso MAS de la década del 80 que llegó aglutinar a miles de militantes por todo el país y que en su momento se presentara a elecciones junto al Partido Comunista. Hoy el escenario es diferente, los comunistas integran el frente oficialista que busca la reelección del gobernador Bordet y a los troskistas se les puede ver en cada marcha o acto que exista en contra del oficialismo. Pero no logran capitalizar esa presencia electoralmente.
Sus militantes y su programa se caracterizan por una fuerte participación en el movimiento de mujeres, y también son la única fuerza política que en estas elecciones pregonan abiertamente estar a favor de la legalización del aborto y a su vez, son la única fuerza que lleva candidatos pertenecientes a minorías sexuales en su boleta.

Del lado antagónico, está el Partido SER, integrado por sectores que provienen de lo que fue el Frente Renovador de Sergio Massa -como Alejandro Milocco y la concejal paranaense Silvina Fadel, sectores relegados del justicialismo ortodoxo que en las internas del 2017 participaron del espacio que encabezó Augusto Alasino, y también sectores evangelistas como es el caso del candidato a vice gobernador Aron Cornejo Acevedo. Desde SER, a diferencia del MST, se hace una profunda defensa de "la vida por nacer" y de la familia como núcleo central de la sociedad. En sus postulados de principios SER se encarga de remarcar fuertemente que la concepción de la vida cívica que preconizan se inspira en un orden social basado en la ética y la moral e integrado por "instituciones sanas que realicen las funciones que les son propias", a la vez que sostienen que las instituciones fundamentales que sostienen este orden social son la familia, "célula primera de la vida social". Tópico clásico de la ultraderecha. Con el 1,78% podrán participar en las generales, pero esa participación será marginal. 
Ambas fuerzas a su manera, son las expresiones mas ideologizadas que habrá en el cuarto oscuro en las elecciones del 9 de junio.
Pero no darán ninguna sorpresa, como ellos mismos se entusiasmaba. El MST perdió el tercer lugar en manos de los socialistas y SER quedó último en la contienda.