6 datos electorales para tener en cuenta



Gerardo Pressman-. Los sucesivos triunfos oficialistas, tales como los de ayer en las PASO de Chubut como en la elección de la primera mujer gobernadora de Río Negro, van mostrando una tendencia nacional del electorado.



Ya lo veníamos analizando en esta nota. Y la seguidilla de campañas electorales, incluidas las del domingo en Río Negro y La Pampa, muestran algunos datos que pueden ir constituyéndose en tendencia. Enumeremos estos datos:

1) Cambiemos se derrumba electoralmente, lo cual debilita internamente al PRO pero no fortalece a la UCR, porque en su interior crecen las internas y las dudas sobre la continuidad de la Alianza.

2) La cantidad de votantes que concurrieron a las urnas es un poco menor que lo normal. Lo mismo pasa con los votos en blanco. Se puede sacar la conclusión provisoria de que la gente que no fue a votar, de haber ido, votaría en blanco.

3) La Unidad Peronista no necesariamente suma. Incluso, puede ser contraproducente.

4) Los oficialismos corren con ventajas de por sí por el uso del estado para hacer campañas, porque los medios de prensa le rinden pleitesía - sobre todo en las provincias- pero también hay una tendencia en el electorado a votar al oficialismo provincial, no así municipal. Acá abrimos dos preguntas:

a- ¿Los candidatos a gobernador arrastran, contra el sentido común electoral, a los intendentes? Sería novedoso, pero algo de eso hay.

b- ¿Se trasladará esta tendencia a "dejar todo como está, así no explota", es decir votar los oficialistas? ¿O por el contrario, dado los guarismos fracasados de Cambiemos, el electorado no culpa a los gobernadores por la tremenda crisis social y económica del país?

5) La grieta no es tal. O por lo menos, está circunscripta a los politizados.

6) El bipartidismo cruje, lo que se expresa en que no haya polarización. Es decir, no vemos como antes las elecciones a gobernador, donde el clásico era 48% al PJ y 43%  a la UCR o a la inversa. Y el resto del padrón se distribuía en pequeñas fuerzas. Lo que derivaba en legislaturas con menos diversidad y mayor disciplina partidaria.