Para un radical, no hay nada mejor que otro radical



Pablo Mori-. Contraviniendo una norma no escrita pero tallada en piedra, el radicalismo entrerriano no entró en crisis interna de esas que terminan resultando suicidas. La clave: el desplazamiento del PRO al lugar donde merece, y el acuerdo Benedetti-Varisco.



Sin el acuerdo de Atillio Benedetti, que lleva a la hija del Intendente de Paraná, en su lista de diputados, sería difícil que los intendentes de Cambiemos, mayoritariamente nuevos y radicales, con chances de ser reelectos, se encolumnara detrás de la candidatura de Atilio Benedetti. Pero para que esto de ordenar la sacrosanta interna radical sucediera, primero debía desplazarse del centro de toma de decisiones al PRO, o sea, a Rogelio Frigerio. La pérdida de poder del gobierno nacional al autoinflingirse la crisis económica que todos estamos sufriendo, acotó las chances del Ministro Billetera, Rogelio Frigerio, de tener poder real para digitar las candidaturas. La propia interna del PRO, con Marcos Peña sacándole a Frigerio las pocas obras públicas existentes, hizo el resto.El resultado es perder la interna en La Pampa, salir terceros en Neuquén, bajar su candidato en Santa Fe, todos los gobernadores radicales adelantando las elecciones,  ir divididos en Córdoba y desplazar al propio Frigerio de Entre Ríos.
El radicalismo entrerriano, a diferencia de sus pares cordobeses y santafecinos, no se quebró, sin necesidad de un caudillo impresentable que los discipline internamente, como sucede en Corrientes y Santiago del Estero, donde los gobiernos radicales son cualquier cosa menos republicanos y respetuosos de las instituciones. En el medio de esos dos extremos, el radicalismo entrerriano supo sintetizar de manera bastante prolija -para lo que son las internas radicales- sus diversos espacios.
Lo mismo hizo en Entre Ríos el peronismo, que desde el año 2003 que no presentaba una candidatura única para la gobernación.

El triunfo de Benedetti en 2017 por trece puntos en la provincia, ganando incluso en la ciudad de Concordia por primera vez en la historia y arrasando en Paraná a pesar de los graves cargos contra el Intendente Varisco por parte de un juez cercano al peronismo y a Frigerio, envalentonaron a los boinas blancas, que decidieron no autodestruirse. O por lo menos, no mostrarle al público cómo se autodestruían en internas.
Las internas municipales, que las hay, vienen bastante bien encauzadas.
Una sumatoria de factores, como ya se analizó, contribuyó a que Cambiemos se mantenga cohesionado en Entre Ríos, con la UCR como eje.
La gran pregunta es qué pasará con esta coalición luego de las elecciones, sino logra retener los cargos en disputa ni avanzar como soñaban entusiasmados hasta hace poquito.