Elecciones, arquitectura y diseño urbano



El Arquitecto-. En tiempos electorales como estos, es bueno refrescar algunos conceptos arquitectónicos, mas que necesarios, para lograr una ciudad ordenada, linda y equilibrada.



El urbanismo y la arquitectura son estratégicos para pensar una ciudad con desarrollo social que aspire a la plenitud.
Es posible y hasta diría necesario, pensar una transformación urbana solamente si va acompañada de  procesos sostenidos en el sentido de políticas de estado bajo los sucesivos gobiernos acompañadas de planificación, las cuales para su funcionamiento y eficacia requieren de políticas inclusivas abiertas a la participación, aún cuanto esto derive en potenciales esquemas de innovación institucional, que pueden afectar temporalmente a un sector de la población.

Históricamente, los proyectos de desarrollo urbano en Paraná, o no existían o sólo se centraban en la búsqueda de soluciones concretas a determinados problemas físicos -iluminación, asfaltado, etc- sin embargo es posible pensar una nueva estrategia que utilice a  la arquitectura y al urbanismo como herramientas claves.
Es necesario delimitar nuevamente los espacios geográficos de la ciudad, y empezar a pensar una nueva división política administrativa de la ciudad, que supere el actual modelo de Unidad Municipal, que no solo es vetusto, sino que teniendo en cuenta el gran crecimiento que ha tenido Paraná, se vuelve imposible incluso, prestar los servicios municipales básicos solamente desde cuatro puntos. Aunque estos cuatro puntos puedan ser la base para pensar en potenciar y crear nuevas Unidades Municipales.
Una vez replanteado los espacios de la cuidad, es imprescindible avanzar en la elaboración de un proyecto urbano integral, de un plan de ordenamiento territorial y a su vez diagramar un plan rector  de zonas verdes. El crecimiento desmedido y sin planificación de Paraná devino en incontables problemas de carácter social, la opción mas viable para evitar estos problemas es el establecimiento de principios que satisfagan de forma agradable, racional y eficaz al ambiente conteniendo todas las actividades de la colectividad urbana.
Pensar una ciudad desde el punto de vista de la arquitectura es vital, ya que la arquitectura no sólo ha transformado innumerables ciudades sino que también ha modificado la manera  de hacer arquitectura, pensando a los espacios públicos de una manera más consciente y humana.  El diseño de las políticas urbanas no sirve de nada si no se guía por determinados principios rectores. Estos principios son: Factibilidad, utilidad, diversidad y eficiencia.
A su vez, además de los principios guías debe pensarse en la conservación del importante patrimonio construido que tiene Paraná. El patrimonio tiene una importancia sociocultural importantísima y es en sí, la esencia de un legado que debe de interrelacionarse adecuadamente de manera correcta y funcional, como parte del desarrollo de una ciudad.
El diseño urbano y la arquitectura en sí misma debe servir para lograr una correcta protección cultural de la ciudad, en un sentido amplio. Poder llevar más allá de la teoría una práctica de convivencia armónica, entre la sociedad, el patrimonio histórico y los nuevos espacios y edificios. Pero con la arquitectura sola no alcanza por más marco legal de resguardo de patrimonio o de desarrollo urbano que exista, es necesario fortalecer la educación y el respeto, así como también la integración social que son los factores determinantes para la permanencia del patrimonio a lo largo del tiempo, permitiendo un acceso real a los bienes culturales, artísticos e históricos.Ya que todos los ciudadanos deben convertirse en un potencial emprendedor urbano, es decir que cualquier persona que ve que a su alrededor existe una ciudad, un barrio y sabe que puede hacer algo para modificar determinada situación, sin esperar que lo resuelvan otros, es en si mismo un emprendedor urbano.