¿El candidato peronista que puede hacer perder a Bordet?

Asueta con Benítez


Arturo Castillo-. El 14 de abril el peronismo de Concordia elegirá a su candidato a Intendente entre cinco propuestas. Cresto, Asueta, Bahler, Jakimchuk y Cuello.

En el entorno más cercano del Gobernador miran con mucha atención los últimos movimientos de uno de los pre candidatos a Intendente, cuyos alianzas recientes lo muestran casi disputando la interna de Cambiemos con Niez. Ese accionar, puso nervioso a altos funcionarios provinciales, que están mirando en la elección final del 9 de junio más que en las PASO.

Las distintas encuestas dan como ganador en las internas del peronismo a Enrique Cresto, quien va por su reelección en la Municipalidad de Concordia. Pero tiene un virtual rival, que hoy parece preocupar más a Bordet que al propio Cresto.

Eduardo Asueta es pre candidato por “Nueva Concordia” dentro del Frente Justicialista Creer Entre Ríos. Pese a disputar la interna del peronismo, en su última foto se lo ve posando junto al concejal radical Esteban Benítez, quien quedó fuera de todo armado en Cambiemos, donde Roberto Niez encolumnó al PRO y a la UCR.

La orfandad en la que habría quedado Benítez (quedó afuera de todo acuerdo con Niez y no renovará su banca) lo llevó a vincularse a Asueta, actual funcionario provincial de Gustavo Bordet, y que ya disputó una interna peronista, en el 2015, perdiendo entonces con Cresto.

La estrategia de Asueta parece ser buscar votos por fuera del peronismo para intentar hacerle roncha a Cresto. Y al bordetismo más puro eso no les preocupa. No están pensando en las internas de abril, sino en la elección definitiva de junio, y sea quien fuere el candidato, todos traccionan por colectora por Bordet.

Adán Bahl es el mejor candidato que habrían encontrado para enfrentar a Varisco. Sino ganan la Intendencia de Paraná, buscarán minar el liderazgo del radical, y –por arrastre- restarle votos a Benedetti y a Cambiemos.

Bordet quiere ganar en Paraná, pero si no lo logra, al menos reducir sensiblemente la diferencia con sus adversarios. Confiado en que una abultada diferencia en Concordia, la otrora “capital del peronismo”, lo consagrará en un nuevo mandato.

Pero es entonces ahí, donde la “estrategia Asueta” comienza a despertar preocupación en los pasillos de la Casa Gris.

Bordet no logró el enamoramiento de la totalidad del votante kirchnerista, que lo acompañará aun tapándose la nariz, según dicen. Pero en Concordia, los votos que pueda sumar Asueta en la interna del PJ y su alianza con el radical Benitez, no se trasladarán luego a Cresto en la elección final. Y por lo tanto, tampoco a Bordet, habida cuenta que el “corte de boleta” es escaso sino directamente insignificante.

Son votos que, presumen, irían en “sábana” a Cambiemos, un perfil más afín con el de Asueta. Si el peronismo no logra un triunfo de Bahl en Paraná y Asueta sigue haciendo campaña como si jugara la interna de Cambiemos, el resultado final no sería el más deseado por el bordetismo y hasta podría peligrar la reelección del gobernador.