A los lectores:

El proyecto de Juicio Por Jurados presentado por el gobierno provincial, nos parece de suma importancia. Aunque la línea editorial -antes de que se presentara el proyecto, incluso- era, a grandes rasgos, a favor, estamos tratando de reflejar todas las opiniones en torno a un tema complejo pero que hace a la vida de las personas comunes y corrientes.
Para tal efecto, vamos a abrir el debate a los ciudadanos que, sin ser necesariamente expertos en el tema, quieran opinar.
El único requisito es que las opiniones estén fundadas, firmadas y den por descontado que alguien puede confrontarlas o tener derecho a réplica.
Los artículos de opinión deben enviarse a la dirección de mail de Noticias Entre Ríos y serán publicados, de ser aprobados, en cuanto corresponda de acuerdo a la edición de cada día.
Muchas gracias por leernos.


Agua potable, mucho mas que un acto de campaña



Irene Ríos-. Mas allá de vivir rodeados de ríos y lagunas, en Entre Ríos, el agua potable sigue siendo en varias localidades un bien demasiado costoso e incluso -en algunas- inexistente. Pocos son los gobiernos provinciales que han encarado el tema. Sin embargo, desde el gobierno provincial se continúan haciendo obras de saneamiento y de tratamiento de los efluentes en todo el territorio provincial
Durante la recorrida de las nueva planta potabilizadora de Valle María, Bordet sostuvo que esta no era una obra más de tantas otras que han encarado, y señaló que "tener agua dulce y de calidad en una ciudad mejora sustancialmente las condiciones de salud de la población". Y no se equivoca, ya que según un estudio de la Organización Mundial para la Salud (OMS) en el mundo hay 844 millones de personas que no cuentan con el servicio básico de agua potable y que al menos 2000 millones de personas se abastecen de agua potable contaminada por heces.
El agua potable es quizás el principal indicador de calidad de vida que pueden llegar a tener las familias, por lo que constituye un paso esencial para poder garantizar la salud, el bienestar y el desarrollo de toda la sociedad.

Aunque vivamos rodeados de agua, en Entre Ríos, durante muchos años, varias localidades, además de padecer el fenómeno de la sequía, no contaban con un servicio adecuado de agua potable, de hecho muchas localidades -entre ellas Valle María- consumían y algunas aún lo hacen agua extraída de pozos. Es por eso, que el acto de inauguración de la planta potabilizadora en Valle María, es mucho más que cualquier otro acto de gobierno o de campaña.
La planta de agua potable de Valle María, fue una obra que se inició a partir de la gestión del intendente que la estableció como una obra prioritaria. Tomando en cuenta esto, el gobierno provincial decidió encarar la obra y el municipio se comprometió a construir más de 1200 metros de caños como parte de las obras complementarias.
La nueva planta potabilizadora de Valle María es parte del plan de agua y saneamiento propuesto por Bordet y que que tiene más de 15 obras en marchas, entre las que se destacan la construcción de las plantas de agua de Concordia, La Paz, Hernandarias, el acueducto Colonia Roca – Concordia y dos planes directores de agua potable en Uruguay y Villaguay respectivamente.
Es imperioso señalar siempre que se pueda, la importancia que tienen este tipo de obras, ya que el poder contar con este valioso recurso ayuda sin lugar a dudas al desarrollo de las comunidades y a seguir enfrentando a la pobreza.

Muchas veces, la ausencia de agua de calidad dificulta (o impide, directamente) el desarrollo de la industria local, viéndose muchos obligados a importar la mayor parte de los productos de consumo.
Pero a su vez, en provincias altamente ganaderas como Entre Ríos, es imperioso contar con grandes cantidades de agua y los largos periodos de sequía, además de suponer un importante lastre para los ingresos de los agricultores, se traducen en escasez de alimentos para la población local, de esta manera, la obra inaugurada en Valle María no solo significa una mayor salubridad para la población local, sino que también, es un apoyo indirecto al desarrollo de la economía provincial. 
Si bien es un avance importantísimo que todos los entrerrianos y entrerrianas accedan al agua potable, hay que remarcar la necesidad de encarar campañas a nivel institucional que ayuden a cuidar el recurso y sobre todo a evitar el derroche. Sobre esto, aunque de manera más amplia, bien se ha manifestado El Arquitecto, aunque es necesario remarcar algunas cuestiones respecto al uso y al cuidado que debería encararse desde el estado provincial: Uno de los grandes consumidores de agua potable son las industrias, y si bien éstas generan empleo, el problema radica que al devolver los residuos de la actividad degradan las fuentes hídricas.
También los gobiernos municipales deben hacer su parte ya que la contaminación causada por los desagües constituye una de las principales causas de las malas condiciones en que muchos de nuestros arroyos y los ríos se encuentran. Esto no es un dato menor en términos sanitarios, la propia OMS señala que 65% de los internamientos hospitalarios en los países en desarrollo y de aproximadamente el 80% de los internamientos y 30% de las muertes de niños menores de un año son a consecuencia de las enfermedades con origen hídrico (diarrea, cólera, dengue, etc)