Puerto Viejo, el barrio de "el pintor de la patria"



Santiago Zorrilla.- Donde culmina la costanera, del lado oeste de la ciudad de Paraná y a orillas del río Paraná, está asentado quizás uno de los barrios más viejos de Entre Ríos. Se trata del barrio de Puerto Viejo.

Si bien los primeros pobladores de Paraná se instalaron en las zonas mas altas, en lo que hoy se conoce como Bajada Grande- y desde ahí se trasladaron para el lado de la Plaza Mayor (hoy Plaza 1° de Mayo) a comienzos del siglo XIX Puerto Viejo, se convirtió en un sitio de residencia ideal para los pescadores y también para muchos comerciantes, ya que en esa zona existía un gran movimiento hacia el centro mismo de Paraná, especialmente en las noches de los jueves y sábados que era cuando zarpaban los vapores con rumbo a Buenos Aires.


Si uno hace una recorrida por el Museo Histórico Provincial "Martiniano Leguizamon" o por el Archivo Histórico puede observar fotos y darregotipos que retratan la fiesta que se vivía cuando desde el centro se trasladaban al Puerto Viejo en los viejos tranvías.
Con el crecimiento económico de la ciudad el Puerto Viejo quedó chico y era inadecuado para la cantidad de movimiento que se estaba dando y las esperanzas de los habitantes y comerciantes se mudaron a Bajada Grande o a el Puerto Nuevo, cuyo muelle se inauguró en octubre de 1896.
El antiguo puerto dejó de funcionar como tal en 1901, ya que los bancos de arena que se habían formado gradualmente habían imposibilitado definitivamente su utilización. Para el traslado de mercaderías y pasajeros se debió recurrir a lanchas, debido a que el muelle y la muralla no prestaban ya ningún servicio. Esto sólo hacía que los gastos se recargaran enormemente y para dar
una idea de lo que este perjuicio significaba, hay que decir que transportar una tonelada de carga desde el buque a la ciudad, equivalía prácticamente en precio al del pago del flete del vapor desde Buenos Aires y en algunos casos costaba más caro. Mientras el Puerto Viejo necesitaba una urgente reparación, el 16 de abril de 1904 quedaban inauguradas las obras del Puerto Nuevo.
Después de la gran inundación -nunca antes vista, ya que las aguas llegaban hasta las barrancas del Parque Urquiza- en 1905 Puerto Viejo perdió el movimiento comercial al que estaba acostumbrado y año tras año se terminó convirtiendo en un pequeño barrio de pescadores.

Lo que pocos habitantes de Paraná conocen es que en este barrio se instaló  el pintor Cesáreo Bernaldo de Quirós en el año 1938, en un caserón que hoy se encuentra en ruinas, esta casona era conocida como la "Casona Rosa"
Es en esta zona de Paraná donde "el pintor de la patria" -así lo había denominado el escritor Lugones-  decide instalarse luego de su vuelta al país y en donde pinta muchas de sus célebres obras como por ejemplo  "Puerto Viejo",  "Luz primera",  "Día lluvioso en el pueblo","La plaza de las galeras", estas obras, reflejan el último periodo que Quirós residió en Puerto Viejo y donde se aprecia la arquitectura de este populoso barrio.
Muchas de estas obras estuvieron fuera de Entre Ríos hasta que el año 2007 tras un largo litigio judicial entre el gobierno de Entre Ríos y los descendientes del pintor pudieron volver a su Paraná y ocupan un lugar central en el Museo Provincial de Bellas Artes.
El "pintor de la patria" residió en el Puerto Viejo hasta 1944. Ese año se muda a la zona de "El Brete" donde construyó su estancia con el fin no solo de pasar sus últimos días allí sino trasformarla en un museo. Este sueño, debido a la desidia de los distintos gobiernos, no pudo concretarse a pesar de que el pintor había donado la mayoría de sus cuadros a Entre Ríos, sobre todo los de la serie de gauchos, cuadros que como se mencionó mas arriba estuvieron guardados en Buenos Aires durante décadas. La casa de "El Brete" si bien está protegida por Ordenanza Municipal desde 1995 se encuentra absolutamente destruida, llena de malezas y sólo queda en pie alguna pared podrida y el pozo abandonado del aljibe.