"La sociedad me había hecho creer que era menos"



María Celina Tosi Bagilet-. Macarena Sánchez Jeanney nació en Santa Fe, pero desarrolló su carrera futbolística en Buenos Aires desde los 21 años cuando comenzó a jugar en UAI Urquiza. Estudiante de Trabajo Social, hincha de Colón de Santa Fe y feminista. Atravesada por la lucha del colectivo de derechos humanos. Sus allegados la describen como una mujer valiente, luchadora y con los ovarios bien puestos. Y cómo no, si dejó su camiseta por la causa colectiva.

- ¿Cómo empezaste a jugar al fútbol?

- Empecé desde chica, por diversión. Jugaba con mi viejo y sus amigos, siempre rodeada de varones. Mi viejo era muy futbolero, ahora no tanto pero en ese tiempo sí, entonces me lo inculcó, era la única de mis hermanas que jugaba. 

- ¿Y en qué momento empezaste a verlo como una carrera en la cual desarrollarte?

- Cuando me vine a Buenos Aires, porque en Santa Fe no tenía dónde jugar. La Liga Santafesina de Fútbol Femenino no existía, se creó recién en el 2012 cuando yo me vine a vivir acá. Ahí es cuando lo empecé a ver más profesional y supe que quería vivir de jugar al fútbol. 

- ¿Y cómo se dio el pase a UAI Urquiza?

- Yo jugué primero en la UNL en Santa Fe, después estuve un tiempo en Colón hasta que cerró la actividad y por último en Logia, que es uno de los equipos de la Liga Santafesina. Tuvimos un amistoso donde viajamos a Buenos Aires y jugamos contra UAI; en ese momento el técnico me pidió que me quede una semana de prueba y después de eso quedé definitivamente hasta ahora.

- Desde que empezaste a jugar, ¿qué situaciones de discriminación sufriste?

- Todas, desde que era chica, el hecho de no tener un club donde ir a jugar. La sociedad misma que me hacía creer que no podía o que era menos. Cuando era adolescente, en Santa Fe, tampoco había liga, el único equipo que había era el de la UNL y yo no podía participar de los partidos. 
Y cuando vine acá, obviamente, un millón de cosas. Las diferencias en recursos, en infraestructura, la brecha salarial, el periodismo que difunde poco y nada de fútbol femenino. 

- Están todas dichas las inequidades que sobresalen entre el fútbol profesional masculino y el femenino, en cuanto a salarios, contratos, infraestructura, periodismo.

- Sí, todo.

- Dentro del fútbol femenino, ¿se visibilizan consignas sobre las luchas del movimiento feminista? Como la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, el Ni Una Menos, la consigna de "Mirá cómo nos ponemos" impulsada por el colectivo de Actrices Argentinas.

- Si y no. En su mayoría no. La mayor parte de las chicas no son feministas, no se preocupan por informarse ni por conocer un poco de la situación. Por otro lado sí hay muchas que lo somos, que estamos comprometidas con la causa, que vamos a las marchas y estamos informadas de qué es lo que sucede. Pero bueno, creo que es como en el ambiente del fútbol de varones. Considero que es un tema muy tabú porque estamos, obviamente, contaminadas de todo. Estamos desde chicas en un ambiente que es sumamente patriarcal. Y también afecta un poco lo deportivo tomar ese tipo de posturas sociales y políticas, lamentablemente. A largo plazo te terminan perjudicando porque las personas que tienen el poder, que están por encima de vos, obviamente son sumamente machistas y les incomoda y molesta muchísimo que una mujer tome esa postura.

- ¿Vos crees que esa fue una de las causales que llevó al club a tomar la decisión de desvincularte? 

- No quiero pensarlo así. Lo que me dijo el técnico es que era una decisión futbolística y me quedo con eso. Pero más allá de eso, me parece más importante la consecuencia que esto tuvo que el motivo por el cual me echaron. Sea por un motivo o por el otro, en definitiva, me quedé sin club. Esa es la realidad.




- ¿Existen otros casos de mujeres que hayan pasado por la situación en la que estás vos y decidieran judicializarlo?

- No, creo que es el primer caso. O el primero que fue muy visible. Tal vez haya otra que recurrió a una vía legal pero no se movilizó así. 

- ¿Y recibiste el apoyo de futbolistas profesionales o de personalidades de otros ámbitos?
- Si, recibí muchísimo apoyo de futbolistas mujeres profesionales de otros países, de ex jugadores de fútbol varones...

- ¿Varones también?

- Si, de Juan Pablo Sorín, Carignano, Burtovoy. Ellos tres me escribieron y se comunicaron conmigo. Además muchas agrupaciones feministas, agrupaciones de mujeres en el ámbito del trabajo, deportistas. La verdad es que sentí un montón el apoyo. Me sentí bastante acompañada por más de que la situación no es del todo linda. 

- Mencionabas que recibiste el apoyo de jugadoras profesionales de otros países, ¿cómo es la situación del fútbol femenino fuera de Argentina?

- Hay países en los que es profesional y otros no. Por ejemplo, en Brasil hay equipos que son profesionales y otros no, en Colombia es la Liga entera profesional, en Chile también pasa que hay algunas chicas que tienen contrato y otras no. En Sudamérica se repite bastante el nivel, quizás el más desarrollado es Brasil. Pero tenes equipos como Bolivia que están, incluso, peor que Argentina. En Venezuela también es profesional y les va bastante bien. Pero la verdad es que el nivel es más o menos el mismo y se sufre lo mismo que acá. Por más de que ellas tengan contrato, les sucede lo mismo en cuanto a desigualdad, brecha salarial, infraestructura, sólo cambia que tienen un contrato y, por ende, una relación legal. 

- ¿Y vos tuviste la posibilidad de irte alguna vez? ¿Te han llamado de algún club del exterior?

- Concretamente no. Sí hubo sondeos de afuera pero ninguna oferta formal. 

- ¿Y te interesaría?

- En este momento no sé. Creo que lo pensaría bastante porque siento que irse a otro lugar no sería la solución. Hay que pelear desde acá y ver cómo se puede mejorar. Además estoy estudiando, quiero recibirme, así que irme afuera no es una posibilidad que esté analizando en este momento. 

- ¿Crees que esta pelea que estás dando te perjudicó o puede llegar a afectarte en tu carrera futbolística?

- Si, obvio, porque no es cómodo, no es común que una mujer le inicie acciones legales a la AFA y a un club. Obviamente que es molesto para las personas que tienen el poder y que están como cabezas de esas entidades deportivas, como también para los demás clubes. Pero es un riesgo que me animé a tomar, era consciente de que esto podía llegar a suceder. 

- Y sabiendo de los riesgos individuales que tenes, ¿qué es lo que te movilizó a vos para seguir adelante con esto?

- Creo que es un objetivo colectivo. No es un beneficio que en un futuro va a ser sólo para mí, va a ser un logro para todas. Y me gustaría que lo que yo viví, desde que soy chica, no lo pasen otras en un futuro.