Juntitos, todos juntitos



Pablo Mori-. Finalmente, kirchneristas y peronistas de derecha irán juntos a las elecciones, bajo el mantra de la "unidad". Urribarri será candidato a Senador Nacional. Frigerio no será candidato a nada por la provincia y el MST queda como único partido de izquierda en la provincia.



Sergio Urribarri será reelecto Presidente de la Cámara de Diputados de la provincia y encabezará la lista para Senadores Nacionales junto a Cristina Kirchner, a quien seguramente terminará apoyando el gobernador Gustavo Bordet, que busca su reelección en la provincia. El naufragio del peronismo federal, la debilidad del peronismo en Paraná y la fortaleza del kirchnerismo en la costa del Uruguay, terminó definiendo el tablero de la "unidad". Julio Solanas volvió a bajarse de la candidatura a gobernador, en una práctica a la que ya tiene acostumbrado a los entrerrianos. Las tres versiones del comunismo irán con el peronismo federal de Bordet: los maoístas del PCR, los estalinistas del PCCE (sin personería) y el PC ortodoxo. Por lo tanto, el trotskista Movimiento Socialista de los Trabajadores quedará como único partido de izquierda en Entre Ríos que no apoya a Urtubey y Pichetto.

Mientras tanto, Cambiemos conformó su alianza en torno a la UCR con el sello local del PRO y el GEN de Margarita Stolbizer, junto a sellos menores.
Ni Cristina Kirchner ni Rogelio Frigerio tuvieron mayor incidencia en los cierres de las alianzas. Resta ver qué pasa antes del 23 de febrero, cuando se definan las candidaturas.

Días atrás, los medios oficialistas daban por descontado que el diputado de Tala, Juan Navarro, reemplazaría a Urribarri en la Presidencia de la Cámara de Diputados mientras que desde el kirchnerismo daban por descontado que concurrirían como Unidad Ciudadana. Es lo que hubieran querido tanto Cristina Kirchner como Rogelio Frigerio.
A Cristina le servía para demostrar que sin "unidad" (siendo que ella es la que tiene más votos dentro del peronismo) los gobernadores no podían garantizarse su reelección, aunque desdoblaran los comicios. A Frigerio, porque podía mostrar como propio un triunfo de Cambiemos en Entre Ríos, aún cuando no haya obtenido consenso interno para ser candidato a gobernador, como pretendió durante tres años.
Va a ser para alquilar balcones ver cómo cambian de discurso "el aliado de Macri" Gustavo Bordet y la "estudiantina kirchnerista", todos con el martillo y la hoz junto a Jorge Busti, Mario Moine y Augusto Alasino, los nuevos líderes soviéticos.

También Marcelo Casaretto hace un minuto de silencio por la sentida muerte de Fidel Castro


El Partido Socialista, para variar, no pudo construir nada y los referentes socialdemócratas de la UCR se corrieron a la derecha al acariciar el poder. Las elecciones desdobladas les permite a los intendentes de la UCR no cargar con la mochila de Macri. Al tener lejos a Frigerio, pueden municipalizar el voto, explotar la interna peronista por la cercanía de Bordet con ellos y la orfandad de los votantes K y apelar a un voto transversal.
Los intendentes peronistas, por su parte, también tratarán de municipalizar sus campañas, pero va a ser difícil frenar el descontento interno. Los cierres de cúpulas no siempre son bien recibidos en las bases.