Instrucciones para ser un buen peatón


El Arquitecto-. Aprender a caminar, es algo que parece sencillo, pero sin embargo, parece haber quedado en el olvido de quienes caminan en la cotidianidad de Paraná. Ser un buen peatón, es el paso fundamental para evitar las muertes e internaciones por causa de un siniestro vial.
De chicos siempre nos han enseñado a los gritos para que tengamos cuidado con los autos en la calle. Cuando uno está en edad de crecimiento no siempre tiene la capacidad necesaria para valorar la velocidad o las relaciones que existen entre el espacio y la distancia, por lo que es importante, cuando caminamos en la ciudad no gritar ni insultar a los vehículos (como hacen muchos conductores), siempre con la premisa de que te "puede estar viendo un gurí" así de esta manera ayudamos a sensibilizar a las nuevas generaciones.
Nos hemos acostumbrado, que el ser peatón es solo una cuestión de derecho, olvidándonos de la parte más importante que tiene que ver con las obligaciones. Si queremos ser respetados como peatones, debemos entonces empezar a respetar las normas y señalizaciones, de lo contrario, estaremos haciendo un mal uso de las garantías.

Ser peatón es el inicio de una gran cadena, si no sabemos caminar difícilmente podamos ayudar a que bajen las muertes por siniestros viales.
Una de las formas para disminuir estos accidentes es la creación de normas y la exigencia a todos los peatones a que la cumplamos y tengamos los comportamientos y las actitudes adecuadas a la vía pública. 

Aprender a caminar significa seguir metódicamente una serie de pasos muy sencillos, que de tan sencillos solemos no aplicarlos. Caminamos con  libre albedrío por las calles de la ciudad con una incultura generalizada sobre cómo debemos transitar por las vías públicas si lo hacemos a pie.
El peatón es el eslabón más débil de la cadena de tráfico ya que por lo general la actitud de quienes conducen un vehículo es no respetar a quien va caminando, y según estadísticas en Argentina el 22% de las muertes producidas en siniestros viales son peatones. Ahora bien, no siempre la "culpa" es de quien conduce. Quienes salen a conducir antes de hacerlo deben aprender y aprobar varios pruebas, físicas y psíquicas, sin embargo, para caminar nadie te pide papeles.

Si estamos en la ciudad, cuando existan zonas reservadas para el paso de los peatones, ya sea en forma de vereda o de tramos apartados del tráfico, estamos obligados a hacer uso de las mismas. Si no existen, que lamentablemente en Paraná es lo más normal, tendremos que circular por la banquina o el cordón y también ante estos casos quien camina está obligado a usar el lado izquierdo salvo que por circunstancias de la vía (carril cortado, cordones inexistentes) ofrezca más seguridad efectuar el paso por la derecha, en cuyo caso hemos de pensar que no podremos observar de frente a los coches y tendremos que girarnos constantemente a fin de velar por nuestra tranquilidad.
Otras de la situaciones que debemos volver a aprender para poder aprovechar con total plenitud el libre albedrío del caminante, es estar atentó a los lugares por donde cruzamos la calle. No estamos en el campo, vivimos en una ciudad, lo que significa la existencia de "trazados de calle". Aprender nuevamente a respetar las esquinas como lugares de cruce, y el detenerse a mirar a los costados si viene algún vehículo se ha vuelto una práctica poco normal, incluso en los lugares donde hay semáforos.  

Nosotros leemos ésto: