"El anarcocapitalismo es la rama más extrema del libertarismo"




Joakito-. Es filósofo, autor de numerosos libros y un estudioso de las nuevas tendencias urbanas. Luis Diego Fernández vive en Buenos Aires. En esta entrevista se mete con la temática donde comúnmente la filosofía tradicional ni siquiera conoce, ya no hablemos de pensar estas nuevas identidades que van surgiendo en el mundo actual. A su vez, desmenuza con precisión la creciente corriente del anarcocapitalismo, la que viene estudiando desde hace ya 6 años, anticipándose a los debates actuales.




¿Podes explicar los puntos en común y las diferencias entre transfobia y bifobia? Pregunto porque hoy por hoy lo políticamente correcto pasa por ser gay, lesbiana o trans

Bifobia y transfobia es tener fobia a las personas bisexuales y transexuales. Lo que tienen en común la bisexualidad y transexualidad es que se trata de identidades sexuales no monosexuales como la heterosexualidad y la homosexualidad. 
No sé si lo políticamente correcto pasa por estas identidades que mencionás. No suelo usar la expresión “políticamente correcto”. Si te referís a que son identidades sexuales menos normalizadas o polimorfas, estoy de acuerdo.

Es ético votar en nombre de las libertades individuales (aborto, tenencia y consumo de drogas, "identidad de género", etc.) mientras hay mesas donde aún falta el pan (Cf: "La conquista del pan", Propotkin)

Depende desde que concepción ética lo veas, no hay universales en este sentido. Por otra parte, no veo en qué puede impactar negativamente la ampliación de las libertades individuales sobre las condiciones materiales de la existencia, en rigor me parece lo opuesto. Son cuestiones complementarias, no excluyentes. 



Yo vengo de una formación troska por así decirlo, en fin, "todos tenemos un chip en el bocho". En este sentido la lectura de Los nuevos rebeldes me introdujo a una nueva manera de pensamiento que desconocía. La pregunta es doble ¿podes explicar en qué consiste el anarcocapitalismo? y ¿Puede el anarcocapitalismo bajar los índices de la pobreza?

Los nuevos rebeldes es un libro que se publicó en 2013, en aquel momento yo estaba estudiando una corriente de filosofía política estadounidense que es el libertarismo que tiene su auge a nivel teórico y de popularidad durante la década del setenta. Me interesaba analizar las convergencias y divergencias de estos pensadores norteamericanos con Foucault y Deleuze, filósofos en los que estoy especializado. En este marco es que investigo sin ninguna convicción ideológica, solo como un descubrimiento filosófico, a autores como Rothbard, Ayn Rand, Nozick, Karl Hess, Samuel Konkin o Milton Friedman. En líneas generales el libertarismo es una filosofía política que proviene del encuentro entre el anarquismo individualista bostoniano del siglo XIX y el aislacionismo estadounidense previo a la Segunda Guerra Mundial encarnado en la llamada Old Right. 
   El libertarismo es un sistema que se basa en el concepto de no intervención en tres ámbitos: el cuerpo, el mercado y los países extranjeros, vale decir, es anarquista, liberal y anti-imperialista. Es una filosofía curiosa porque es simultáneamente de izquierda y derecha, de ahí su confluencia con la New Left en los setentas en materia de derechos civiles e individuales y en su crítica al belicismo; así como su coincidencia con la derecha en materia económica, en favor de la propiedad y el libre mercado; pero sobre este punto hay que aclarar que la visión libertaria es crítica del capitalismo corporativo y estatista, de multinacionales, de organismos centralizados como el FMI o el Banco Mundial, y se centra en la microeconomía, en los pequeños propietarios o emprendimientos autogestivos. Libertarios e izquierdistas hicieron causa común contra la Guerra de Vietnam, en favor de los Panteras Negras, de los derechos de minorías y de los modos de vida experimentales de la contracultura. El anarcocapitalismo es la rama más extrema del libertarismo, ya que rechaza todo tipo de Estado (ni siquiera lo considera necesario para ofrecer seguridad o justicia). 
   El libertarismo considera que la pobreza es un problema que no se soluciona con mayor intervención del Estado sino, al revés, con su retiro, dejando en libertad de acción a los trabajadores para que cooperen, se asocien, se organicen sindicalmente de modo voluntario, generen sus propios emprendimientos autogestivos, sus cooperativas, sus empresas lo más horizontales posibles, ofrezcan sus servicios y productos sin intermediarios. Para la visión libertaria, el capitalismo es estatista, las corporaciones crecen precisamente por beneficios y prebendas del Estado, en este sentido, el libertarismo de izquierda es una suerte de anti-capitalismo de libre mercado.