"Creer en Entre Ríos", ¡mamasa, qué nombre horrible!



Lucas Carrasco-. Primero, un poco de cinismo, que es la única manera de abordar estas cosas: que el gobernador que más ha viajado al exterior en busca de fantasmales inversiones extranjeras que no existen, hable de "creer" en la provincia donde evita estar, es un poco gracioso, sobre todo si tenemos en cuenta que ninguno de los ministros manda a sus hijos a la escuela pública, alguna universidad entrerriana pública o se atiende en los penosos hospitales públicos. Pedirle al resto que crean en lo que ellos no creen, es por lo menos ridículo. Aunque, rescatemos algo: el gobernador y la vice estudiaron en universidades públicas, así como la mayoría de los ministros. Dato que contrasta con la cúpula del gobierno nacional.


"Creer" es, como nombre de un frente tan plural, es medio...Bue, en el mejor de los casos, no significa nada. Pero es un verbo infinitivo. ¿Quién, mamita querida, les enseñó a conjugar verbos? Si vas por la reelección, tenés que plantear el gerundio del verbo, excepto que tengas un participio ególatra que deviene del pronominal. Se trata cósmicos, de ser más fértiles.
Pero, además, creer en una cosa inánime es un abandono de la racionalidad. Más si esa cosa es una disposición administrativa, del campo de la geografía. Y ya que estamos, creer, como verbo, es lo más sectario de lo posible: ni la floreciente izquierda irracional (la izquierda de "identidades") caería en un pozo depresivo gramatical tan obvio. En este sentido, "Somos Entre Ríos", que es igual de antipolítico y bobo, por lo menos es la primera persona del PLURAL del presente indicativo.
Intentar remarcar el "Entre Ríos" para provincializar la elección es muy lindo, ya fracasó en elecciones de diputados nacionales por razones obvias, pero además que exceptuando el partidito de Busti, los demás son franquicias porteñas y bonaerenses que la propia propaganda oficial, con su cadena privada de desinformación, se encargó de remarcar: "a Bordet lo apoyan 10 partidos", y luego una lista de diputados mentirosa, para que parezca que predomina la igualdad de género y la voluntad del gobernador y no la rosca pura y dura. Pero ¿hace falta poner "Entre Ríos" en un frente para gobernador? Y...

Ahora, lo más extraño es la cacofonía, que se refuerza en la preposición "en". Solo les faltaba, para hacerlo más pelotudo (como el parte oficial de prensa del MST con sus candidatos a "diputades"... jojojo: vote gente que desconoce el castellano, es la huella fonética) transformarlo a la neolengua del progrefascismo que para hacerlo más elitista es llamado "inclusivo". Quedaría: CREER EN ENTRE RÍEDES.  Y fíjese que ahí obtendría un toque gracioso. Llamaría la atención.
Pero trate de repetir en voz alta tres veces y sin reírse: CREER EN ENTRE RÍOS.
No, suena feo.
En el diccionario está la palabra cacofonía.