Cómo queda el escenario político



Lucas Carrasco-. Sin internas que puedan dar el batacazo y modificar el análisis, se acaban los tiempos del microclima y, ante la apatía de la gente, se va armando el escenario político.



Hay dos contiendas importantes para las elecciones provinciales de Entre Ríos. Ambas contiendas, tienen en casi todos lados, protagonistas excluyentes: el "casi" es porque quedan afuera pequeñas localidades, donde los protagonistas son otros. Un ejemplo: en Villa Libertador San Martín, la contienda se realiza entre justicialistas versus vecinalistas. En otras localidades pequeñas, el justicialismo está relegado al tercer lugar y así.
Volvamos al punto. Hay dos contiendas importantes y difícil generalizarlas, aún cuando tengan los dos mismos protagonistas: Cambiemos y Creer (el nuevo sello del PJ : un verbo infinitivo del cual hablamos aparte). Esas dos contiendas son, por un lado, para la gobernación, por el otro, para la intendencia. Depende del lugar, pesa más una u otra contienda.
En el caso de los dos candidatos a gobernador, se parecen en sus propuestas, sus modos, sus políticas y su ideología. Además, se esfuerzan en parecerse, con lo cual (a mi humilde juicio) ambos se equivocan. Pero no le veo a este punto demasiada relevancia.
A esto sumemos algunos elementos de contexto: las PASO serán sin internas reales, las elecciones generales en lo peor de la catastrófica crisis económica y social que vive el país, la penetración de los medios porteños es casi excluyente y las redes sociales para un uso exclusivamente local, no dejan de ser un mini microclima dentro de otro gran mini microclima nacional dentro de un microclima global.
A la prensa berreta que hace del plagio y la pauta honor y gloria, nadie la toma en serio.

Las encuestas de intención de voto, hasta una semana antes de las elecciones, no sirven más que para estafar a los políticos, que suelen ser ignorantes en cuanto a la sociología.
Sin embargo, existen tendencias sociales profundas, que la coyuntura puede o no descolocar. Pongamos por caso que en bastiones del peronismo, donde en toda su historia había triunfado, como la ciudad de Concordia, en 2017 ganó un desconocido Benedetti. Además de que los radicales hoy manejan distritos que siempre fueron bastiones peronistas, como La Paz y Nogoyá, por poner dos casos.

El voto "rural", que es un tercio del electorado, es la base social del radicalismo: ¿cuánto pesará el lastre de Macri? El otro tercio estratégico es Paraná: ¿cuánto pesarán las jugadas judiciales de Frigerio contra Varisco? Y en Concordia, segunda localidad en el padrón: ¿cuánto incidirá la persecución montielista de Rosario Romero sobre los urribarristas con los que luego Bordet acordó?

Vamos hacia una elección de rechazos. El rechazo a Bordet es grande por su gobierno mediocre y el ajuste, a lo que hay que sumarle su acuerdo con el kirchnerismo y los 16 años de gobiernos justicialistas, y el rechazo a Macri es gigantesco, tanto que Frigerio tuvo que bajarse de cualquier candidatura en la tierra donde tiene la mayoría de sus negocios. Porque el sí "Cree en Entre Ríos". 
¿Cuál rechazo predominará?
Es difícil saberlo. Es demasiado pronto. Lo que está claro es que será una elección que gane, por poco, el menos rechazado. El amplio desconocimiento de Bordet y Benedetti entre los entrerrianos les juega a favor.
Lo que también está claro, es que en la devaluada marca Cambiemos deben estar a las corridas brindando por la estúpida decisión de desdoblar las elecciones provinciales de las nacionales.

Nosotros leemos ésto: